jueves, 4 de diciembre de 2014

Viñedos Balmoral Edoné Cuvée de María Método Tradicional Brut.



Comienzo dando las gracias a Santiago García, responsable de Viñedos Balmoral, por su desinteresado envío de varias muestras de sus principales referencias, al objeto de mi cata y análisis personal, y posterior redacción de impresiones en este espacio divulgador de la cultura vitivinícola.
La primera de las referencias catadas es este espumoso brut, el Cuvée de María Edoné, un monovarietal de la casta chardonnay, vendimiada en la emblemática finca El Moralejo, situada a una altura de mil metros sobre el nivel del mar, con una extensión de mil cincuenta hectáreas y un entorno privilegiado dotado de las características propias de los climas mediterráneo y continental.
Vendimia nocturna, con aplicación de un primer prensado suave en bodega, siguiendo con el proceso de fermentación alcohólica en pequeños depósitos, y una posterior crianza en barricas de madera de roble francés. Segunda fermentación en botella, a imagen y semajanza de la Champaña, durante dieciocho meses, manteniendo su presencia en las cavas propias del dominio.
Degollado posterior para eliminar los sedimentos de esa segunda fermentación, y añadido de licor de tiraje que comprende cuatro gramos de azúcar por litro, y que le da el perfil de espumante brut.
Bonito color en copa parada, con cromática amarillo palida con algunos reflejos más marcados, buen brillo. La nariz esgrime sensaciones cítricas y de pastelería, con notas en segunda instancia que reflejan evocaciones ligeramente florales y que desembocan en un final que recrea un punto de referencia que envía memorias muy finas de frutos secos, estos en menor medida de intensidad que el resto de descriptores.
Boca frutosa y refrescante, con el carbónico abundante aunque siempre manteniendo dosis de rigor, sin percutir, su personalidad golosa queda clara cuando el espumante aborda al paladar, sustancioso en cuanto a sus efectos procedentes de la chardonnay. Jovial, alegre, pero sobre todo muy franco.
Su acidez es media, no prolongada en exceso, aunque las notas frutales se perciben más gracias al componente goloso.
Suave en el avance, con alcance hasta el punto y final de la cata, mostrando en la retronasal recuerdos de manzana golden, punto suave de limón, algunos retornos de memoria floral y un fondo en donde las señas de pastelería dejan su sello.
Un espumante bondadoso en la corta distancia que va de menos a más y que califico entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario