viernes, 12 de diciembre de 2014

Poderi e Cantine Oddero Barbera D´Asti Vinchio D´Asti Superiore 2011.



Agradezco a Giacomo, María Cristina y María Vittoria Oddero su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola mediante el envío de varias muestras de sus principales referencias, siendo este Barbera D´Asti superiore y en edición de añada 2011, la segunda de ellas que me dispongo a comentar en el blog, tras su pertinente cata y análisis personal.
Elaborado con una base monovarietal de la casta barbera, sus frutos provienen de vendimia realizada en los viñedos históricos de la Comuna de Vinchio D´Asti, lo que sin duda le da un marcado carácter especial, muy en la linea de los bautizados como vinos de terruño, de parcela; lo cual se percibe con las sensacionales sensaciones que aporta durante su calmada cata. Es uno de esos vinos, que lejos de someter al personal a juicios complejos, a altisonantes expresiones de gozo y disfrute, se deja querer con simpleza, pero con una nutritiva intensidad, en donde la fruta se ve acompañada por una sugerente expresividad de la madera utilizada durante su proceso de maduración.
El viñedo que facilita su uva a la familia Oddero y que sirve para formar este vino procede de una localización situada en una altitud de doscientos cincuenta metros sobre el nivel del mar, con exposición sur, acreditando una edad media de sesenta años y con una hectárea de extensión.
Vendimia manual, con procedimientos de fermentación y maceración que se prolongan durante un periodo de quince días, seguidos por una maloláctica y una crianza de dieciocho meses en barricas de madera de roble francés de cincuenta hectolitros, al sesenta por ciento; dejando el cuarenta porcentual restante para pequeños toneles de doscientos veinticinco litros.
En copa parada muestra un color rojo picota con reflejos grana e insinuaciones rubídeas, manifestando en su primera aproximación olfativa recuerdos especiados y tostados, que parecen recubrir la personalidad de la fruta, como me explican desde la propia bodega son descriptores procedentes de la composición calcárea del suelo de Vinchio D´Asti, matices que resultan silvestres, como si la Madre Naturaleza quisiera acaparar nuestra atención a través de un perfume que nos lleva a pensar en mineralidad y en hierbas aromáticas. Tras unos minutos de aireación, el vino comienza a equilibrar la balanza de fruta, roja madura con algunos aires de sazón. Hay recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, también pétalos florales de idéntica fuerza cromática, con segunda instancia que arranca una atención de perfume que presume de efectos torrefactos.
Complejidad sugerente y equilibrada, que también deja su sello en boca, con una entrada en donde la golosa fruta madre se abre, traducida en un punto muy sensual de dulzor y una acidez de media alta intensidad, taninos finos y pulidos, buena franqueza varietal en la persistencia, mostrando una textura galante y aterciopelada, y dejando en la vía retronasal recuerdos de fruta roja algo más confitada que en nariz, vainilla, curry y flores rojas, y abundando en ese detalle que recrea una ferviente mineralidad, terrosidad salina diría yo.
Finaliza con una preciosa muestra de sapidez que alarga sus sensaciones.
Un Barbera D´Asti pleno en cuanto a sutileza, que abraza el paladar y que deja un fantástico punto de vinosidad durante su recorrido.
Lo califico en esta añada 2011 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario