martes, 23 de diciembre de 2014

Gastronomía : Wijngaard Kaas Reypenaer 1 Year.



Mi sincero agradecimiento a este afinador quesero holandés afincado en la localidad de Woerden por su deinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura gastronómica, gracias a su envío de varias muestras de sus referencias. Aprecio de un modo especial a quienes haciendo caso omiso de las distancias geográficas contribuyen en este blog a la difusión de su trabajo, algo que por desgracia y en algunos casos, en nuestro país no sucede con la normalidad que la lógica parece aconsejar. Mi labor es siempre desinteresada, no por alargar en kilómetros la distancia entre mi espacio de catas y el elaborador que decide confiar sus productos en mi persona y gusto, ello significa que mi entrada del blog vaya a ser mejor ó peor. En el caso de los quesos de este afinador holandés, debo decir que todos los que he podido catar a día de hoy reflejan una calidad y un equilibrado sabor digno de admiración y mil elogios.
La presente entrada está dedicada al Reypenaer de un año, un madurado queso gouda elaborado con leche de vaca, que estos artesanos holandeses, pertenecientes a una familia con tres generaciones dedicadas al fino arte de la elaboración quesera; realizan con el aval que conceden tradición y calidad.
En la zona de Noord Holland, la hierba verde que sirve de alimento a las vacas tiene un suave condición, lo que da lugar a una leche ideal para elaborar productos lácteos como el presente, con el que el sabor se consolida en nuestro paladar con una magnífica presencia.
Madurado natural del queso con manejo y vigilancia manual del maestro quesero una vez por semana.
Tiene un color amarillo y crema, con presencia de algunos ojos de reparto irregular en la superficie, brillante y sensación compacta a la vista, deslizando en la aromática notas lácticas, algunas fragancias que sugieren memoria de frutos secos, muy ligeros tostados y ahumados, con fino brote herbáceo final, poco acreditado.
En una segunda aproximación aprecio algunos recuerdos tostados mucho más matizados que en el comienzo del perfume. La boca es cremosa, tiene una buena traza de acidez, esgrime una expresión punzante comedida, bien integrada en el conjunto, con el matiz picante realzando la personalidad del queso. Es un queso pleno en sabor y textura, que aporta la virtud de su mimoso proceso de afinado y que califico sin duda como más que muy recomendable.
Un peculiar Gouda madurado que a buen seguro no les dejará indiferentes. A mi, me ha entusiasmado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario