jueves, 18 de diciembre de 2014

Gastronomía : Repostería Artesana Matxako / Rosquillas y Pastas Karrantzanas de Mantequilla.







Mi cordial agradecimiento al repostero artesano Jesús Barreras y a todo su equipo profesional y humano, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura gastronómica, mediante el envío de varias muestras de las principales referencias, una de cuyas principales virtudes reside en el importante hecho de que están elaboradas de un modo artesanal y natural, lo mismo que afirmar con orgullo, tal y como hace el propio Patxi, que no llevan conservantes ni colorantes.
Dos productos ocupan el protagonismo de esta entrada del blog, las pastas karrantzanas de mantequilla, realizadas con rodillo y cortadas con molde manual, fundamentadas en harina de trigo, azúcar, huevos, mantequilla y levadura, ingredientes naturales que dan vida a unos golosos y sabrosos bocados, capaces de engatusar con criterio a quienes decidan acercarse hasta su más que apetecible presencia. No hace falta ser un lamerón para quedar satisfecho y agradecido cuando nuestros dientes dan el primer mordisco y las esencias harinosa y cremosa se conjugan para hacer gozar al paladar.
Las pastas karrantzanas de Matxako son pura tradición, tal como indica su creador, no en vano cien años de tradición repostera avalan su apetitosa condición.
En cuanto a los palitos, masa de rosquilla, incluyen las mismas premisas de artesana naturalidad, elaborados a base de la misma harina de trigo, con aceite de girasol, huevos, anís y azúcar.
Y la misma genialidad, con ese aire de tradición pastelera que surge incluso desde la percepción anisada en cuanto se abre la bolsa, fritas en sartén de importantes dimensiones, a dúo, con unas manos que introducen la masa en el aceite y otras que las remueven y las rescatan cuando florece la rosquilla en perfecta textura y ya compactas.
Dos elaboraciones fantásticas, que acreditan de sobra el orgullo de sus creadores por presentar en sociedad a tan gustosos hijos.
Repostería Matxako no es una pastelería al uso, representa ante todo el legado de una costumbre, de una tradición que hace de la repostería un arte y un gozo para el paladar de sus clientes reales y potenciales.
No quiero despedir esta entrada sin agradecer también a Patxi Arévalo, comercial y responsable de marketing de la empresa, su paciencia y sus meticulosas explicaciones al respecto de las elaboraciones enviadas, al objeto de mi degustación y comentarios.
Caprichos al alcance de su mano, querido lector.
www.matxako.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario