jueves, 11 de diciembre de 2014

Gastronomía : Mandarinas de Valencia - Guillermo Bas/ Citrusricus.com





Mi gratitud sincera a Guillermo Bas por su desinteresado envío de varias estupendas mandarinas de su propia cosecha, al objeto de mi cata y degustación, y como ya es obvio para quienes me siguen a diario en las publicaciones de este blog, también a fin de compartir en estas lineas mis impresiones al respecto de estos sabrosos frutos de la huerta valenciana.
Guillermo se define en Twitter de la siguiente manera : "no soy agricultor al uso, pero cultivo y vendo las mejores naranjas y mandarinas de Valencia, respetando la naturaleza, que ya tiene bastante con nosotros", presentación que traigo al blog porque creo que califica de un modo perfecto a este enamorado de los cítricos de esa zona geográfica española, legendaria por la condición y calidad de estas varietales de fruta.
En los últimos tiempos he recibido muestras desinteresadas de frutas, tales como melón, cerezas, melocotón..., frutos que de un modo u otro y a través de descriptores aromáticos y retronasales están directamente relacionados con la cata de vinos.
También la mandarina lo es, y como fuente de vitaminas B y C, además de importante agente broncodilatador y antiflamatorio, supone una ayuda fundamental para el intestino y la digestión. España es la segunda productora mundial de mandarinas, sólo por detrás de China, siendo la comunidad valenciana la más reputada en citricultura.
Las mandarinas de Guillermo Bas tienen a mi juicio dos virtudes, que las distiguen del resto de las que suelo degustar, adquiridas en supermercados al uso. Primero, la ausencia mayoritaria de asperezas y exceso de hilos en el endocarpo, con la parte comestible jugosa, sin pepitas, con una sabrosa textura, en donde la pulpa y el zumo se conjugan con nitidez para que la boca reciba una explosión de sabor dulce y cítrica más que equilibrada.
Son mandarinas de la varietal clemenules, forma achatada, cromática naranja de buena intensidad, muy sencilla de pelar, siendo su época de recolección desde el mes de Noviembre al de Enero.
Segunda, la sensación de estar, incluso de la ignorancia; delante de unos frutos sinceros, amplios en condición natural, donde la ausencia de un más que sospechoso brillo exterior nos lleva hasta un interior repleto de intensidad en textura y sabor.
Si mis lectores desean probar estos frutos que Guillermo Bas defiende con merecido y justificado orgullo, pueden hacerlo con suma facilidad, la distancia no evita que puedan llegar a su casa con rapidez inusitada y con un buen continente que las protege de golpes durante su transporte.
En plena temporada de frío, con la Navidad y la nieve llamando a la puerta, las mandarinas de Guillermo y su empresa citrusricus.com les esperan. No dejen pasar la ocasión de probar unas mandarinas de calidad recién recogidas del árbol.
Se las recomiendo sin atisbo de duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario