viernes, 26 de diciembre de 2014

Champagne Bonnet-Ponson Cuvée Jules Bonnet Blanc de Noirs Extra Brut Premier Cru Millésime 2008.



Mi agradecimiento a los responsables de este dominio vitivinícola francés de la Champaña, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la fascinante cultura del vino, mediante el envío de esta muestra de su Blanc de Noirs Extra Brut Premier Cru, en edición de añada 2008.
La bodega Bonnet-Ponson tiene su origen en 1862, cuando Grégoire Bonnet la funda, para que hasta el presente, hayan sido seis las generaciones de vitivinicultores que han defendido con gloria su prestigio en el mundo de los espumantes.
En nuestros días son Thierry y su hijo Cyril Bonnet quienes capitanean la nave, presentando al consumidor champañas como el presente, dotados de un indudable sello de propia personalidad, ese charm que diferencia a unos vinos de otros, y que se da a conocer cuando enfrentrando una copa de vino, eres capaz de distinguir un plus sugerente, una inevitable, en función del mimo aportado en campo y bodega; huella de distinción.
Poco más de diez hectáreas de viñedo en propiedad y cinco villages Premier Cru y Grand Cru, con emplazamiento en Verzy, Verzenay, Vrigny, Chamery y Coulommes la Montagne.
Este cuvée tiene su inicio en el año 1988, cuando Thierry decide homenajear a su padre, de idéntico nombre; y comenzar el proyecto que su progenitor había ideado, y que no era otro que el de vinficar el champaña bajo la bendición del roble.
La selección del fruto de pinot noir que realizan los Bonnet se hace con meticulosidad, eligiendo sólo lo que ellos juzgan como de mejor calidad, en los viñedos de Verzenay con suelos de arcilla blanca, y de Chamery, asentados sobre una composición arcillosa calcárea.
Sólo se elabora este cuvée cuando los frutos a vendimiar son considerados óptimos, por lo que es un hecho que los de la cosecha del año 2008 lo fueron.
Tras el proceso de fermentación, el vino permanece en barricas de madera de roble durante un periodo de ocho meses, para después ser embotellado sin filtrados, y permanecer durante cinco años en bodega, antes de degüelle y dosage.
En copa parada esgrime una cromática amarilla dorada brillante, con algunas notas aceradas y otras pajizas menos marcadas, buen despliegue de burbuja fina que maniobra de modo regular y persistente. La nariz afirma recuerdos de fruta cítrica, con segundo plano para fruta blanca y algunas ligeras evocaciones de almendra, deslizando un punto de levadura e hinojo, y ciertos descriptores lácticos, cremosos y de flores blancas.
Es un champagne con fragancia de buena complejidad.
Arranque en boca que demuestra golosa y gozosa frutosidad, buena traza de acidez, hay frescura y una textura afinada, galante y amable, recuerdos de cremosidad, atisbos florales y frutales que se unen para agradar el paladar.
Persiste con emotividad, y en su retronasal inicia el relato con ciruelas claudia maduras, manzana asada, piña, crema de limón y un fino y casi imperceptible tono que me deja memorias especiadas dulces. Hay hinojo, heno y algo de panadería, acabando en un retorno sápido y silvestre, que se afianza con un largo apunte final de mineralidad.
Es un gran champaña y en esta edición de añada 2008 lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario