lunes, 29 de diciembre de 2014

Bodegas Gorka Izagirre G22 Añada 2012.




De nuevo quiero expresar mi gratitud a los responsables de esta bodega vizcaina localizada en Larrabetzu, por su desinteresada contribución a divulgar la cultura del vino, mediante el envío de varais muestras de sus principales referencias. Habiendo comentado ya dos de ellas, tras su pertinente cata, hoy le toca el turno a este txakolí blanco, apodado G22, y correspondiente a la cosecha 2012.
Se trata de un monovarietal de hondarribi zerratia, elaborado con frutos procedentes de veintidós hectáreas de viñedo, repartidas en diez parcelas y siete municipios.
Tras una vendimia manual, se acomete una criomaceración prefermentativa en atmósfera inerte, que precede a un prensado suave. Clarificación natural y fermentación alcohólica durante veinte días, bajo estricto control de temperatura. Crianza posterior sobre lías durante un periodo de seis meses.
Vino que manifiesta en copa parada un color amarillo pálido con algunos reflejos verdosos y acerados, dejando en su aproximación olfativa recuerdos de fruta cítrica, con manzana verde y pera de agua, relanzando en segunda instancia evocaciones de flores blancas, y rematando la aromática con un buen retorno balsámico, este de muy buena complejidad y diferentes matices.
La boca arranca con viveza, buena nota de frescura y envolvencia en el paso, con la fruta predominante, esgrime una sugerente persistencia, con la retronasal armando un buen compendio de frutas, manzana, limón y pomelo, pera de agua y ciruelas claudia no demasiado maduras, flores blancas, jazmín, con el fondo final reclutando hinojo, ortiga y algunas resinas.
Una gran añada, que califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario