lunes, 15 de diciembre de 2014

Bodegas Castillo de Sajazarra Solar de Líbano Reserva 2009.




Tercera referencia que traigo a las páginas de este espacio divulgador de la cultura vitivinícola y que forma parte de la colección de etiquetas que esta bodega de la Rioja Alta defiende en el complejo mercado del vino. Como siempre, reitero mi gratitud al enólogo Jabier Marquínez por facilitarme esta cata de vinos que tuvo lugar la pasada semana en sede de la bodega.
Tempranillo en proporción mayoritaria, con pequeños aportes de graciano y garnacha, acreditando una maduración de dieciocho meses en barricas de madera de roble francés y americano, con frutos vendimiados en parcelas propiedad del dominio, asentadas sobre suelos de composición arcillo calcárea, siempre bajo el manto de los Montes Obarenes.
En copa parada exhibe un color apicotado con buen brillo, algunos reflejos púrpura y grana que aportan señorío al lienzo. La nariz esgrime recuerdos de fruta roja madura y ligeramente sazonada, algunos detalles licorosos y especiados dulces que se abren para abrazar a los inevitables tostados, cuando hablamos de un correcto y legendario reserva de Rioja.
Balanza muy equilibrada en el perfume, con la entrada en boca que desliza suaves sensaciones de golosa descripción, la fruta dirigiendo la trama, apuntando una estilosa traza de acidez, y un punto de textura aterciopelada. Mantiene la frescura, si bien en el paladar deja una sutil seña de calidez.
Taninos golosos y finos, percibo una buena y franca seña de persistencia.
La retronasal habla de ciruelas, cerezas y endrinas, afianzando en segunda escena los detalles especiados dulces que se dejan acompañar en esta parte de la cata por destellos tostados y un cordial punto final de sapidez. Añado en mi agenda del iphone "tiene un punto final que me aporta un concepto salino no demasiado intenso".
Elegancia y academicismo riojano.
Lo califico en esta añada 2009 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario