domingo, 7 de diciembre de 2014

Bodegas Barón de Ley Reserva 2009.



Agradeciendo a Fernando González su presentación de los vinos de Barón de Ley durante una cena celebrada en Logroño, comienzo mi disertación sobre los mismos, con una crónica de cata personal de este vino tinto reserva en edición de añada 2009, un monovarietal de la casta tempranillo, acreditando una maduración de veinte meses en barricas nuevas de roble americano, a los que hay que sumar veinticuatro meses adicionales de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada muestra una cromática apicotada de buena intensidad, con reflejos púrpura e incipientes grana, destacando durante su aproximación nasal algunos destellos de fruta roja madura en sazón, recuerdos especiados dulces, deslizando en segunda instancia puntos placenteros de caramelo y ebanistería, acabando con suaves fragancias, no muy intensas; de tomillar y brezal.
La boca arranca con suavidad, la fruta siempre dominando la escena, afianzando un buen tono de acidez, buena frescura; con sensaciones golosas en el avance, taninos marcados, aunque pulidos; con una franca media seña de persistencia. La retronasal insiste en los descriptores nasales, añadiendo un punto balsámico, no percibido en el perfume. Es un reserva equilibrado, amable en el trago corto y fácil de integrar en el largo, que califico en esta añada 2009 como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario