sábado, 6 de diciembre de 2014

Bodega Catena Zapata Catena Alta Chardonnay Historic Rows 2012.





Quiero agradecer cordialmente a la familia Catena su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de varias muestras de sus principales referencias, ocupando este vino blanco Catena Alta Chardonnay Historic Rows, en edición de añada 2012, el protagonismo de mi blog en el día de hoy.
Monovarietal con frutos vendiamiados en dos parcelas con legendarias hileras, propiedad del dominio, localizadas en zona andina a más de mil metros de altitud sobre el nivel del mar. Finca Adrianna y Viñedo Domingo, en diferentes proporciones, mayoritario aporte al vino de la primera de ellas; con suelos de composición diferente. En efecto, en el caso de Adrianna hablamos de suelos cubiertos por grava y depósitos calcáreos,  mientras que Viñedo Domingo ofrece características de capas arcillosas en superficie, cubierta de grava y depósitos calcáreos a treinta centímetros.
La proporción de uva chardonnay en este Catena Alta es más ó menos de un ochenta por ciento procedente de la primera de las parcelas mencionadas, por un veinte porcentual correspondiente a la segunda.
Con responsabilidad enológica de Alejandro Vigil, el vino ofrece en copa parada un color amarillo pálido, intenso y brillante, con algunos suaves reflejos verdosos, magnificando en su aproximación olfativa buenos recuerdos de fruta cítrica, con algunas notas ahumadas iniciales que van volviéndose etéreas, estampa de perfume mineral que acompaña con criterio a la fruta, esta siempre tirando del carro, un carro de fragancia elegante, imperial, llena de matices, siendo estos ya en segunda instancia de carácter balsámico, tostados finos, especiados suaves y roca mineral.
La sensación que me aborda es la de estar delante de uno de esos vinos que exigen reflexión, paciencia, concentración. En una segunda inmersión olfativa, ratifico idénticas sensaciones pero añado algunas notas florales de jazmín, algún láctico planteado con sutileza, incorporando notas frutales de frutas blancas.
Boca que arranca plena, con la fruta dominando la escena, armando una traza de acidez que aporta una buena dosis de frescura, longitud y textura untuosa, un elegante tono de envolvencia, provocando la salivación y emocionando con una hermosa viveza. Hace que nuestra mente imagine la fruta, con franca seña de persistencia y una retronasal que trae recuerdos de manzana, pera de agua, lichis, flores blancas y amarillas, guiño láctico y cremoso, balsámicos con un cierto matiz de eucalipto, hinojo, algún descritor tostado y de frutos secos, y en el final el destello de sugerente mineralidad, que ya se incorporaba al conjunto en el perfume. Sapidez, largura y elegancia.
En fin, un vinazo.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario