jueves, 11 de diciembre de 2014

Bodega Albar Lurton Campo Eliseo Rueda 2013.




Mi gratitud a François Lurton por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, siendo este Campo Eliseo Rueda en edición de añada 2013, la segunda de las muestras recibidas, que he catado y que ahora me dispongo a comentar en esta entrada del blog.
Se trata de un monovarietal de verdejo acogido a la denominación de origen Rueda, que también comparten en su patronazgo el matrimonio formado por Michel y Dany Rolland, hombre y mujer de vino, cuya presencia en Burdeos se compagina, como en el caso de François, con bodegas en otros paises de la geografía vitivinícola internacional. Tres ilustres de actualidad, que de diferentes modos y usando criterios variables y aplicables a cada zona geográfica, están administrando con efectividad su indudable éxito en este, a veces; complejo mercado.
Mi primera impresión es que estamos delante de un vino blanco delicado en las formas, sabroso en el fondo, con la fruta enviando un punto de personalidad dotado de gran plenitud y sapidez,
Elaborado con frutos de verdejo vendimiados en una parcela situada en Villafranca de Duero, a una altitud de entre seiscientos y setecientos metros, acreditando una edad media del viñedo de veinticinco años.
Tras una vendimia manual, se procede ya en bodega con una primaria maceración en frío que dura un periodo de ocho a doce horas, con una posterior fermentación que se lleva a buen termino en tres partes diferenciadas. Un tercio en tanques de acero inoxidable, otro en demi muids barricas de madera nueva de roble francés de seiscientos litros y el último tercio en tanques de hormigón conocidos como egg shaped, que son utilizados para lograr un movimiento de lías presidido por buenas dosis de naturalidad.
Tras cuatro meses de agitado de lías, las tres partes se unen, y tras dos meses más de maduración, se procede al embotellado.
Es un vino sugerente, que dibuja en copa parada un pincelado de color amarillo pálido con algunos reflejos verdosos y acerados, manifestando en nariz sensaciones certeras de frutas tropicales y cítricas, con algunos sentidos efectos aromáticos lácticos de menor intensidad y un fondo balsámico muy suave. Tiene mucho equilibrio y sentido del perfume, con un perfil de verdejo elegante, fino y sensitivo. La boca es sabrosa desde la entrada, con una traza de acidez que despliega buen sentido de la frescura, una lozanía llena de elegancia, sutil e intensa. Envolvente y untuoso en el avance, apunto en mi agenda muy buena seña de persistencia.
La retronasal incide en los descriptores de pomelo y piña, deja un rastro cremoso y floral, con el fondo balsámico anotando muy finos anisados, hinojo; y un destello final que me aporta, y así lo anoto en la agenda de mi iphone; recuerdos de gengibre y salinidad.
Un vino que acaricia el paladar, que resulta elegante y refrescante a partes iguales, y que en esta añada 2013 califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario