miércoles, 17 de diciembre de 2014

Bernaví 3D3 Negre Jove 2013.




Mi agradecimiento a Marco y Gino Bernava, y a Ruth Fullat, por su tercera desinteresada contribución con este blog de cultura vitivinícola, mediante el envío de varias muestras de sus principales referencias. Es un placer y un orgullo comprobar como este espacio divulgador de la cultura del vino va creciendo a la par que algunas bodegas, ya que fijándonos en el ejemplo de este 3D3 Negre Jove de Bernaví, con la añada 2013, es ya la tercera que he podido catar y publicar desde que inicié mi labor diaria en este personal cuaderno de crucero por las sendas del vino.
En efecto, recorriendo mi blog hacia atrás, la cosecha correspondiente a 2011 figura en una entrada fechada el 21 de marzo de 2013, y la siguiente, la relativa al 2012, aparece publicada el 16 de enero de 2014.
Y de nuevo la sabrosa mischia gaia, con la fusión de tres varietales, edificando un vino sustancioso, goloso, divertido y juguete de frutas para el paladar.
Homeostasis del vino y su entorno, desde que la fruta surge en las cepas, hasta la vendimia, pasando por todo el proceso en bodega, en esta fusión varietal de garnacha, syrah y merlot hay la suficiente carga de fruta como para mecer el paladar en un dulce sueño de sensaciones y en un punto de frescura que se extiende con juvenil libertad por toda la boca.
Maceraciones breves, depósitos de acero inoxidable y suave prensado para afianzar un vino que en copa parada muestra un color apicotado de buena intensidad, con reflejos violáceos. La nariz muestra evocaciones de fruta roja madura y muy fresca, con segunda instancia dominada por un buen punto balsámico, amplio y sugerente.
Mientras agito la copa y espero, surgen detalles florales no demasiado intensos, algunas señas que me recuerdan a los mousses de frutas del bosque, con una guía de acidez, y una lozanía incontestable.
La boca tiene en la entrada un perfil de fruta estilizada, intensa, con guiños de golosura, prolongada traza de acidez que se despliega con longitud.
Es amable en el avance, y además sube ese escalón de gloria que caracteriza a un vino y lo distingue de lo abundante, sugiriendo y logrando una persistencia de alta repercusión.
Retronasal que marca memoria de cerezas y ciruelas rojas, con algunos puntos balsámicos que se expresan hasta el final y que prolonga, con un suave aunque permanente apunte de regaliz, las sensaciones del vino.
Más semejante a la añada 2012 que a la correspondiente al 2011, pero incluso con mayor potencia e intensidad que ambas, califico este 2013 del 3D3 de Bernaví como más que muy recomendable.
Fuerza, juventud y fruta. In Vino Vivendo, en efecto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario