jueves, 27 de noviembre de 2014

Gastronomía : AOVE Aubocassa Cosecha 2013.






Es para mi un honor haber recibido esta muestra de aceite de oliva vírgen extra desde su propia casa, allá en la finca Albocàsser de Manacor, a pesar de estar afincado en Haro, tan cerca de Bodegas Roda, como para poder casi acariciar su característico logo.
Y lo es porque me consta que el esfuerzo de esta almazara no es el mismo, y que lo fácil hubiera sido conducirme hasta la bodega para que allí me entregaran en mano una botella de este óleo Aubocassa.
Sin embargo y por porte aéreo, los responsables de este magnífico aceite me remitieron esta muestra, con fecha de cosechado Noviembre de 2013.
La finca donde se sitúa esta almazara mallorquina tiene su primera impresión documentada en el ya lejano siglo XII y según cuentan las crónicas durante su fértil historia fue casi una aldea, en donde además del cultivo y la elaboración de aceite, había espacio para otro tipo de árboles, almendros, algarrobos e higueras. En la actualidad, la finca tiene veinticuatro hectáreas de extensión con ocho mil olivos de la varietal arbequina.
Tras la recolección del fruto en su instante óptimo de madurez, se realiza una rápida molturación  durante dos horas y un triturado con control de temperatura. No hay filtrado, por lo que la cromática que presenta en vaso de cata es amarilla verdosa sin matices cristalinos, buena densidad estética.
Nariz en donde los recuerdos aromáticos asoman con una fusión plena de tomate de mata, huerta de cultivo, árboles frutales, ese aroma que quienes hemos tenido la fortuna de disponer en propiedad durante la infancia y juventud de una huerta sabemos reconocer e identificar en ese periodo entre primavera y verano, con la conjunción sabrosa de fruta y verdura, de flores a punto de dar fruto, de hojas verdes pincelando el entorno, de hierba fresca, de piel verde de frutos secos y de estos, aunque verdes, recién tomados del árbol, sin el tostado posterior.
Es un aceite vivaz, alegre, primaveral, intenso, suave y untuoso, que resulta frutoso y con un buen punto equilibrado de acidez, sin dejar protagonismo al amargor y sí mostrando al final un débil y sutil punto picante, Hay sabor, hay buena nota glicérica, hay una contumaz sensación de franqueza varietal y de un punto final de sapidez que prolonga sus sensaciones descriptoras.
¿Qué puedo decir del Aubocassa, cuando es un aceite que en mi casa presume a menudo desde la estantería de la cocina, cuando toda mi familia está enamorada de su intensidad y sabor?.
Puedo decir, sencillamente; que lo califico como más que muy recomendable.
Oli de Mallorca, pleno, en donde la aceituna deja paso a una huerta, a un jardín y a una bella arboleda, detalles paisajísticos que se desprenden de su personalidad.
Inmenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario