domingo, 30 de noviembre de 2014

Gastronomía : Alubia Losina / Pinta.







Mi cordial agradecimiento a los responsables del cultivo, cosecha y posterior comercialización de esta legumbre burgalesa, la alubia pinta losina, uno de esos tesoros con los que cuenta nuestra española cultura gastronómica, algunos de ellos no siempre conocidos con suficiente amplitud.
Es mi objetivo divulgar estas deliciosas variedades de los ámbitos agrícola y ganadero, ya que en un país como el nuestro abundan y merecen ser reconocidas, apoyadas y valoradas en su justa medida.
La alubia losina, de la que hay versiones pinta y blanca; tiene un método de cultivo amparado por criterios tadicionales, con siembra y recolección manual, con la meticulosa esencia del hoyo, surco y finca, como protagonistas ineludibles de la excelencia.
El proceso de selección se extiende también a la elección de la semilla y de la tierra que le dará cobertura durante su desarrollo, con un cultivo cuya filosofía prioritaria se basa en la agricultura ecológica.
La alubia pinta losina tiene un magnífico sabor, un tamaño pequeño y una textura untuosa y suave, con finura y buena llegada a nuestras papilas gustativas, sobre todo cuando estas saben apreciar la calidad.
De rápida cocción, mediando el tradicional remojo que aprendimos en casa de nuestras abuelas y madres, en mi caso opté por una olla normal y garantizo que mi vigía mental y mi cuchara de prueba avalaron el final del proceso de cocido al de sesenta y tres minutos, con total exactitud.
Elaboré dos recetas con las pintas losinas, una el cocido de alubias tradicional, sólo con verduras, a saber : puerro, ajo, pimiento verde, calabacín y zanahoria, majestuosa elaboración que la alubia losina pinta aguantó con elegancia, guardando su condición, sin quebrarse y engordando el caldo en su justa medida. Sabor y personalidad, buen punto mantecado en boca.
Legumbre con corazón, sin lugar a dudas.
Como sobraron, hice lo que en mi casa ya hacían mis señoras abuela y madre, un puré suave, bien trazado y cremoso, que acompañé con unas virutas de jamón de bodega riojano.
Tanto una como otra, fueron recetas exitosas, que me demostraron la esencia misma de una alubia pinta digna de admiración y valedora de la calificación personal de más que muy recomendable.
Si le gustan las legumbres, querido amigo lector, no debe pasar de largo este pequeño, coqueto y sabroso tesoro del campo burgalés y de la cultura agrícola y gastronómica española.
Por cierto, el detalle del té de risca, jasonia glutinosa, acompañando al paquete de kilo de las alubias losinas, un acierto, ya que por sus propiedades digestivas, suponen una infusión más que indicada para favorecer las horas posteriores a la sabrosa degustación de estas legumbres castellanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario