viernes, 21 de noviembre de 2014

Aspall Dry Premier Cru Suffolk Cyder.




Mi agradecimiento a los responsables de este elaborador británico de sidra y a su distribuidor en España, por la desinteresada contribución con mi espacio divulgador de la cultura gastronómica, mediante el envío de esta muestra de su Cyder Dry Premier Cru, una sidra inglesa que está basada en las varietales bittersweet y que arranca en el vaso con un color amarillo pajizo con reflejos dorados no muy intensos, apreciando en la primera aproximación olfativa un buen repertorio de fruta blanca, la manzana sabrosa y sugerente se abre paso, marcando su identidad. Aparecen ligeras burbujas, muy finas; procedentes del carbónico, y en una segunda instancia aromática percibo recuerdos florales y algunos sutiles balsámicos, casi anecdóticos.
Boca jugosa, con una magnífica traza de acidez, buena frescura, con un punto de golosas sensaciones que se amplifican cuando la sidra alcanza el paladar. En su estética es brillante, aparente, con una bella estampa cromática.
Sigo moviendo el vaso de cata, apreciando el paisaje, las memorias de los manzanos ingleses que en el lejano año 1728 sirvieron de inspiración a Clement Chevallier para fundar la empresa.
Tiene lozanía, es equilibrada, se mantiene viva hasta el final de su degustación, y afronta en su epílogo un, entre crepitante y cosquilloso; punto de fruta que abunda en sensaciones bittersweet, flores y un guiño débil de resinas silvestres.
Hay apuntes de madreselva, orquídeas y flores blancas frutales previas al brote.
Primaveral, exquisita y equilibrada.
La contemplo como muy recomendable.
Personalidad, suavidad y agradables descriptores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario