lunes, 27 de octubre de 2014

Pago de los Capellanes Parcela El Nogal Añada 2009.


Muestra catada durante mi visita a la feria bordelesa Vinexpo que como otras tantas que estoy publicando estos últimos días, permanecía aparcada en la agenda privada de mi iphone.
Mi primer contacto histórico con esta referencia de la bodega burgalesa Pago de los Capellanes, tiene en este blog su entrada correspondiente, la cual data del veintiocho de abril del año 2012, y que hace concreta mención a la cosecha 2004.
Traigo hoy a colación la añada 2009, que como en otras vendimias, se elabora de modo monovarietal con la casta tinta fina, frutos procedentes de la parcela que da nombre al vino, y que se extiende sobre un terreno de seis hectáreas.
Tras el proceso de vendimia, se procede en bodega con una maceración prefermentativa que dura seis jornadas y que da lugar a una posterior fermentación alcohólica en cono de madera de roble francés, aplicando levaduras autóctonas y un sobre encubado de veintiocho días.
Maloláctica durante veinte días en barricas nuevas de madera de roble galo, con una postrera maduración de veintidós meses en barricas de madera nueva de roble francés, con selección previa de grano y paso por cuatro tipos diversos de roble.
No tiene clarificados ni filtrados antes de ser embotellado.
En copa parada apunté un color apicotado intenso con reflejos violáceos, sensaciones aromáticas de buena y amplia complejidad, la fruta roja madura afianzada en primer plano, con segunda instancia que recrea memorias finas de pétalos de rosas rojas, suavizando el especiado, y manifestando en el fondo de fragancia recursos balsámicos, algún láctico no demasiado intenso, con un final en donde se abren hojas de tabaco y algunos granos de café, acompañados por ligeros tostados.
La boca arranca con una sensacional traza de pulpa, la fruta mandando; con la acidez elegante y rotunda en cuanto al despliegue de frescura. Muy buena sensación tánica, fundente, golosa, con ducha de fruta y envolvencia, siempre manteniendo la gozosa preponderancia de la fruta madre.
Franca seña de persistencia, un vino denso y elegante, virtuoso y amable, que deja ya en la retronasal evocaciones de cerezas, fresas de mata, ciruelas rojas recién recibidas del árbol, rosas rojas, con una aclamación a recuerdos de larga expresión, regaliz, cremosidad, vainillas, punto de pimienta negra, de nuevo las hojas tabaqueras y el final sabroso torrefacto, más marcado que en los granos de café de la vía olfativa.
Una magnífica añada, esta 2009; del Parcela El Nogal, que califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario