lunes, 20 de octubre de 2014

Gastronomía : Aceites Olivar del Valle AOVE Magnolio Cru.





Mi agradecimiento a los responsables de esta almazara localizada en el municipio manchego de Bolaños de Calatrava por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura gastronómica. Su AOVE Magnolio Cru, que está elaborado con una conjunción oleica de las varietales arbequina y koroneiki, tiene un sello de personalidad singular, con amplios recuerdos aromáticos de manzana, nuez y almendra, afianzando en segundo plano memoria silvestre, ampulosa y muy franca. Diría que es un AOVE que presume en su fragancia de amplitud, pero sobre todo de un rotundo perfil natural, como si el perfume quisiera ponernos sobreaviso de lo que llega a continuación. Y es en boca, y con el antecedente en el vaso de cata de un cromatismo amarillo brillante con algunos suaves reflejos verdosos; donde este aceite manchego se alza poderoso, con una perfecta triangulación entre fruto, acidez y amargor, este último menos perceptible; dejando hacia el final, y en el paladar; algunas señas de sugerente picor, nada punzante y muy bien integrado en el conjunto. La sabrosa nota oleosa seduce en su avance, con esa untuosidad magnífica que anima a mojar pan, desde luego lo hice; y con los recuerdos de manzana y frutos secos aún más seductores, junto con el epílogo que abunda en matices silvestres.
Un AOVE que me ha encantado y que califico sin desmayo como más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario