domingo, 26 de octubre de 2014

Château Fontenil 2010.


Del 29 de Mayo de 2012 data mi primer contacto con esta etiqueta procedente de la sabiduría y el rigor profesional del enólogo Michel Rolland, aunque en aquella oportunidad se trataba de la edición primeur correspondiente a la vendimia 2011.
Tras mi paso por la feria bordelesa Vinexpo, y aunque ahora su crónica de cata de aquel día permanecía olvidada en mi agenda privada del iphone, pude catar, con bastante curiosidad e interés hacia este vino de Fronsac; la edición de añada 2010.
Hoy lo traigo al blog avalado por las nueve hectáreas de viñedo plantado en el dominio de Rolland, que acreditan una media de antiguedad de cuarenta años, y que en su mayor parte defienden la identidad de la casta merlot, con una proporción menor de cabernet sauvignon.
La leyenda de la filosofía de Rolland acerca de una presunta y deseada sobremaduración de la fruta cae por su propio peso en esta muestra de la vendimia 2010, planteando un buen enfoque de la madera y una sustanciosa frescura de la fruta madre, predominante merlot, al igual que en el viñedo.
En copa parada exhibe un color apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura, linea aromática que deja recuerdos de frutos rojos y negros maduros, fragancia especiada en segunda instancia, elevando hacia el final de su aproximación a nariz, algunos detalles ampulosos balsámicos, que se unen a memoranzas de ebanistería y cacao.
Boca firme en el arranque, con el dulzor de la fruta y la acidez desplegando su nota con envidiable equilibrio mutuo, buenos taninos, golosos y pulidos, expresando una suculenta persistencia.
Retronasal que habla de ciruelas rojas, cerezas, frambuesas y arándanos, crema y tueste en el nudo, mostrando al desenlace retornos de sapidez y mineralidad.
Elegante y prolongado. Lo califico en su añada 2010 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario