miércoles, 15 de octubre de 2014

Bodegas Dunviro Tempranillo Blanco 2013.




Tras mi visita a Bodegas Dunviro y agradeciendo al personal profesional y humano de este dominio vitivinícola calagurritano, en especial a su gerente y director técnico Carlos Rubio; su desinteresada atención para con mi persona, procedo en la entrada del día de hoy en el blog, a versar sobre este primer vino, que forma parte del completo elenco de muestras que me fue confiada para mi cata y análisis personal.
El monovarietal de tempranillo blanco en edición de añada 2013 es un vino blanco elaborado con frutos procedentes de un viñedo joven, acreditando en su vinificado una fermentación alcohólica a baja temperatura que tiene lugar en barricas de madera nueva de roble americano, para después proceder a una corta crianza sobre lías en las mismas barricas, que se prolonga durante cuatro meses.
En copa parada muestra un color amarillo pajizo con algunos incipientes reflejos verdes y dorados de buena intensidad, apuntando en su aproximación nasal recuerdos plenos de frutas blancas maduras, dejando un hilo para una reseña cítrica, y suaves memorias florales, que dejan paso ya hacia el final a un punto fino balsámico. Durante toda la fase olfativa despliega un fondo láctico, que sirve de pentagrama a una sinfonía muy equilibrada en las formas.
Es amable en el arranque, puebla de frescura el avance, dejando sensaciones amplias de fruta, dinámico y esbelto, sin que una suave nota de amargor final logre romper el hechizo, más bien lo completa. Envolvente y cremoso, tiene una buena prolongación, llegando hasta el final de la cata con buena señal de viveza. La retronasal habla de evocaciones frutales que prestigian los recuerdos de ciruelas claudia maduras y limón, asomando un concepto floral y otro herbáceo, este más ligero; completando con una marcada nota balsámica y un perímetro que se me antoja láctico.
En segundas copas aparece tanto en la fase aromática, como en la retronasal una, de momento; huidiza seña especiada, vainilla; que entiendo será más notable con más tiempo del vino en botella.
Buena añada, que califico como muy recomendable. Es más que un hecho que con algo más de tiempo de guarda, este tempranillo blanco edición de añada 2013 de Dunviro, logre mayores cotas de gloria. Su presente es ya estupendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario