martes, 23 de septiembre de 2014

Viña Ruda Infusión Tempranillo 2013.





Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega de la localidad manchega de Tomelloso, por su desinteresada colaboración con mi espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de esta muestra de su Ruda, una infusión, sí lo han leído correctamente; una infusión de tempranillo.
Un método surgido de tres años de investigación y de la colaboración cercana de las universidades de Castilla La Mancha, Navarra y Zaragoza.
En realidad cuando hablamos de infusión, nos referimos a un proceso en donde la extracción ocupa una parte protagonista y de gran calado, pasando el mosto por una columna, buscando que los hollejos frescos sean encapsulados, infusión; y terminen con una fermentación del destilado a baja temperatura.
Lozanía y frescor frutal, logrando que la tempranillo se muestre franca, con un cromatismo que en copa parada exhibe tonos apicotados intensos con algunos reflejos violáceos, buena esencia de perfume, con la nariz apostando por recuerdos de frutas rojas maduras, con un suave guiño de confitura, y alguna flores violeta, final de perfil balsámico, moderado en cuanto a intensidad.
La boca supera a la nariz, marcando un arranque en donde la fruta se muestra profunda y golosa, buen crédito de dulzor, con la traza de acidez bien desplegada, refrescante en el avance, mostrando viveza y cierta seña de astringencia, aunque en el conjunto demuestra ser un vino ampuloso y con alcance final, equilibrado, con buena persistencia. Taninos golosos y marcados, con la retronasal abundante en recuerdos de fruta roja, y un matiz balsámico de segundo plano que redondea la descripción.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario