miércoles, 10 de septiembre de 2014

Paul Fahrer Pinot Noir 2012.




Hace ya algunas entradas publiqué mis impresiones de cata sobre la referencia Pinot Gris Vieilles Vignes 2010, que Jean Yves Fahrer tuvo a bien enviarme de modo desinteresado, junto con este monovarietal de pinot noir de Alsacia correspondiente a la cosecha 2012,  que ocupa el protagonismo del blog en esta ocasión.
Está elaborado con frutos vendimiados en una parcela localizada en Orschwiller, corazón de Alsacia, y en viñedos que acreditan una antiguedad de treinta y cinco años, asentados en suelos de composición granítica.
En su vinificado hay espacio para remontados y pigeages, con fermentación que se inicia gracias al aporte de levaduras naturales, con una maduración en barricas de madera de roble francés que se prolonga durante diez meses, sin que haya cabida para filtrados previos al embotellado.
En copa parada muestra un color rojo apicotado de buena estampa y brillo, con algunos reflejos granatosos e incipientes rubídeos.
La nariz afronta una intensidad aromática alta, con golosos recuerdos de fruta roja, especiados y ligero punto en sazón, deslizando en el final algunas memorias de salinidad y matorral.
La boca es sabrosa, con un perfecto equilibrio entre dulzor y acidez, la frescura predominante, con suaves guiños de calidez en el paladar, y unos taninos que se muestran golosos y pulidos.
Buena seña de franca persistencia, buena identidad varietal.
Retronasal que marca sensaciones de cerezas y arándanos, ciruelas oscuras, clavo y pimienta, con breve estampa floral y un fondo que acredita motivos minerales, más amplios que ese giro balsámico, que aquí se muestra con menos intención.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario