lunes, 1 de septiembre de 2014

Château Reignac Blanc Vintage 2012.




Mi agradecimiento a Yves y Stephanie Vatelot, propietarios de Château Reignac; por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante su envío de varias muestras de sus principales referencias.
En esta primera aproximación y tras su pertinente cata personal, procedo a comentar mis impresiones acerca de este vino blanco seco, en su edición de añada correspondiente a la vendimia 2012.
Conjunción varietal de sauvignon blanc y sémillon, y consultoría enológica a cargo de Michel Rolland y su equipo, elaborado con frutos procedentes de dos hectáreas de viñedo, cuyas cepas acreditan una media de edad de veintitrés años, estando asentadas en suelos de composición arcillosa y gravosa.
En su vinificado hay espacio para una maceración pelicular en frío, con posterior fermentación en barricas nuevas y crianza, con battonages regulares; durante un periodo de nueve meses.
Copa parada que muestra un color amarillo pajizo brillante, con algunos tonos verdes y acerados, aquellos menores que estos. Nariz de buena intensidad aromática, que abunda en fruta cítrica, algún ahumado y especiado muy finos, avanzando con tonos florales y lácticos. Hay una memoria de mousse de limón.
La boca se abre con elegancia y suavidad, dejando un perfil de digna sutileza expresiva, con la traza de acidez muy bien marcada, textura cremosa y untuosa, avance que deja buena seña de fruta, con volumen y equilibrio.
Franca persistencia, con la retronasal que abunda en recuerdos de tarta y mousse de limón, pera limonera, flores blancas, especiados muy suaves y un guiño balsámico menos incisivo.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario