lunes, 29 de septiembre de 2014

Bodega Marqués de Griñón Pagos de Familia El Rincón 2010.





Mi cordial agradecimiento a Xandra y Carlos Falcó por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el desinteresado envío de varias muestras de sus referencias.
Este primer vino, elaborado bajo el patronazgo enológico de Julio Mourelle; responde a una base varietal mayoritaria de la casta syrah, con menor aporte de garnacha, acreditando una maduración de diez meses en barricas de roble francés Allier, buscando la expresiva personalidad del dominio El Rincón, basado en un suelo de composición arenosa, segunda capa arcillosa.
En copa parada pincela un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos violáceos.
La aproximación nasal marca memoria de fruta roja madura, con un punto nítido de confitura, deslizando en segundo plano sensaciones de pétalos florales rojos, condición central balsámica, apuntando en el final de la fragancia algunos guiños minerales. En una segunda aproximación da cuenta de que se trata de un vino en clara fase de progresión, y sin lugar a dudas manifiesta un mayor empaque de perfume, que el manifestado en la fase previa e inmediata al descorche.
A los tonos frutales y florales, le siguen más clarividentes notas de resinas, matorral, naturaleza silvestre, con un punto final que prolonga los descriptores aromáticos de mineralidad, roca y cuarzo.
La boca es afinada, equilibrada, intensa y potente. La traza de acidez despliega buena dosis de frescura, con jugosa expresión, el carácter carnoso del vino con buen balance, condición pulida en el avance. Los taninos resultan marcados y golosos, con buena punta de sapidez, dando una seña de franca persistencia y buena prolongación.
La retronasal apunta evidencias de ciruelas rojas y cerezas, con buen argumento de rosas rojas y violetas, amaneciendo ese punto balsámico, también mostrado en nariz; y manejando con buena educación, un fino tono láctico, menos evidente en la fase olfativa.
El final esgrime carácter, con un buen desarrollo de mineralidad y sapidez.
Gran final, muy emblemático de los llamados vinos de pago.
Lo califico en esta añada 2010 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario