sábado, 16 de agosto de 2014

Vino y Gastronomía : Armonía Tostada de Mermelada de Tomate Verde ELASUN y Domaine de la Croix des Vainqueurs Le Bouchet Brut.






Dijo en cierta ocasión Truman Capote que todas las personas tienen la disposición de trabajar con creatividad, lo que sucede es que la mayoría jamás lo nota. Y como Capote es uno de mis creadores favoritos de historias, la mía en esta entrada conjuga, ó pretende hacerlo; creatividad e imaginación.
Quiero antes que nada, agradecer a la elaboradora de mermeladas artesanas Elasun, localizada en Barbastro, pleno Somontano; y a la bodega francesa Domaine de la Croix des Vainqueurs y a su enólogo Laurent Bonneau, su desinteresada colaboración con mi espacio divulgador de las culturas gastronómica y vitivinícola.
Se juntan dulce y salado en algunos instantes de esta armonía, con la fruta espumante de este brut francés de Vouvray, creando unos instantes, al comienzo desconcertantes, puede ser; y después alucinantes.
Hay que huir de las fajas gustativas, de esa gente tan aburrida, que no sale del encorsetado gusto por la monotonía y que se ve incapaz de dar un salto hacia delante, buscando mediante pruebas, nuevas sensaciones.
La chenin blanc de la parcela Le Bouchet, fruta procedente de viñedos plantados en el año 1956, dando un juego adicional al vino blanco seco de esta misma bodega, que ya caté y comenté hace unos días. Juegan las burbujas con viveza, bien integradas en el conjunto, dibujando en copa parada un tono amarillo pajizo con algunos reflejos acerados, deslizando en nariz recuerdos aromáticos de fruta blanca, suaves memorias tropicales, un dulzor meloso muy puntual y poco desarrollado, apuntando en el final del perfume una vía floral.
Boca gustosa, con arranque de dulzor comedido, buen lineal de acidez que desnuda la frescura y una refrescante viveza. Retronasal que aporta evocaciones de ciruelas claudia, piña y albaricoque, con guía central que se llena de un buen ramillete de flores blancas y amarillas, mostrando en el epílogo un punto débil de mineralidad.
Un espumoso fácil de beber, amable en el recorrido y con buena nota de prolongación.
Lo califico como muy recomendable.
Acompañé este espumante de chenin blanc con una tostada de pan bien tapizada con una sabrosa mermelada de tomates verdes de Elasun, buena fuente de vitamina C, antioxidantes y dotada de funciones anticancerígenas, antibacterianas e hipoglucemiantes.
Bien logrado el punto de tomate, con la escolta de un dulzor no muy recargado, lo que le da empaque y muchas posibilidades a nivel gastronómico.
Dulce que caté en solitario y que además quise conjugar con unas lonchas de jamón ibérico, dulce y salado, amplia condición, bailando entre contrastes, saboreando una balanza de criterios culinarios contrapuestos, que puedo asegurar que, a mi juicio; se han comportado con absoluta condición pantagruélica.
La amplia variedad de mermeladas que Elasun, elaborador natural que no emplea conservantes ni colorantes; garantiza la excelencia y nos introduce en una variadada oferta de posibilidades, contrastes y combinaciones, de las que les iré informando progresivamente, a medida que vaya abriendo la buena colección de diferentes mermeladas que me han enviado.
Buscaré la originalidad, y desde luego, y en el caso que nos ocupa, puedo asegurarles que la originalidad va unida a una magnifica explosión de sabores.
Pan, mermelada, jamón y el espumoso de Vouvray para desengrasar el paladar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario