martes, 19 de agosto de 2014

Ribas del Cúa Oncedo Mencía 2011.



Segunda de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega berciana, hecho que agradezco de modo muy cordial, y es que esta zona geográfica española es una de las que por suerte para mi, más colabora con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola.
Con Ana Martín al frente de las labores enológicas, Finca Robledo y sus sesenta hectáreas de viñedo plantado dan lugar a vinos como el presente, el Oncedo, monovarietal de mencía, que en esta añada 2011 he catado y ahora me dispongo a comentar.
Acredita ocho meses de maduración en barricas de madera de roble francés y americano, con un tiempo adicional de afinado en botella de seis meses, antes de salir al mercado.
En copa parada exhibe un color apicotado con reflejos violáceos, buen brillo. La nariz asoma recuerdos de fruta negra madura, deslizando en segunda instancia memoria especiada y algún tono de fina ebanistería. En una segunda aproximación nasal puntualiza recuerdos adicionales en clave balsámica y de coco. La boca es jugosa desde la entrada, se desplaza con suavidad, amable en el recorrido, buena seña de extracción, taninos golosos y pulidos, buena traza de acidez y una persistencia de media alta intensidad. La retronasal apunta evocaciones de moras y frambuesas, con vainilla y lácticos, mostrando una guía balsámica bastante pronunciada. Sapidez en la nota final, con una calificación por mi parte de entre recomendable y muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario