viernes, 29 de agosto de 2014

Martínez Yebra Viñedos y Bodega Canes Godello 2012.



Cuando un buen amigo de facebook te presenta un vino berciano, monovarietal de la casta godello, merece pararse un momento y copa en mano, analizar las sensaciones que te concede, esas que los vinos van abriendo tras el descorche, contándote todas esas cosas que para algunos son invenciones, puro esnobismo. En mi caso, digan lo que digan esos que dicen que todos los vinos son iguales y que los que catamos y escribimos tenemos más cuento que Calleja, dejar hablar a un vino no sólo es placer, también es compartir con viticultores, enólogos y bodegueros todos los esfuerzos, glorias y sinsabores que van acumulando añada tras añada, logrando que cada cosecha, diferente; dé una u otra complejidad, una u otra expresión.
Angel Soria y su esposa pararon hace pocos días en Haro, con el deseo de conocerme y por supuesto de brindarme el conocimiento de este vino blanco del Bierzo, que hace pocas horas he catado y degustado.
Copa parada que muestra un color amarillo pálido con algunos reflejos acerados y tímidos rosados de menor intensidad, aporta en nariz sensaciones aromáticas de media intensidad, que apuntan recuerdos de fruta cítrica, pera de agua y manzana golden, con segunda linea floral y muy ligeramente balsámica. La boca arranca con frescura, buen despliegue de la acidez, textura fluida. No aporta prolongación en exceso, siendo su virtud real un buen perfil de fruta y un sentido refrescante que cubre en parte, la mayor parte de su cata,
En la retronasal insiste en evocaciones cítricas, de nuevo los puntos de pera y manzana, sin la misma intensidad floral que en la fase olfativa, pero sí dejando en el final un guiño balsámico bien perfilado.
Lo califico en esta añada 2012 como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario