viernes, 29 de agosto de 2014

Gastronomía : Mermelada Rigoni di Asiago Fior di Frutta Mirtilli Neri di Bosco.




Quiero agradecer a los responsables de este elaborador italiano de mermeladas y confituras, su desinteresada colaboración con mi tarea de divulgación de la cultura gastronómica, mediante el envío de varias muestras de sus principales referencias.
La primera tapa que he levantado me ha ofrecido una sabrosa mermelada de arándanos negros de bosque, esa baya tan relacionada con los descriptores aromáticos del vino, que por cierto tanto suelo utilizar en mis crónicas de cata.
Es una mermelada bautizada con la condición producto biológico, ya que desde el cultivo de la fruta hasta el final del proceso de elaboración, sólo hay espacio para métodos naturales, apostando por la ausencia de añadidos alimentarios.
Desde los años veinte, cuando la abuela de los actuales propietarios, comenzó su actividad de apicultura, hasta el presente, en Rigoni di Asiago siempre han tenido presente la pasión por el trabajo serio, respetando el entorno, mimando la naturaleza que sirve de base madre a su actividad elaboradora y buscando que el consumidor compruebe que sus mermeladas y confituras poseen el indudable sello de calidad que atesoran.
La mermelada biológica de arándanos de Rigoni di Asiago presume en cuanto la tapa deja escapar las primeras fragancias de la fruta, con una textura en donde las bayas y el dulzor natural se unen para edificar sobre una tostada de pan, un monumento a la golosura y a la delicadeza.
Nada empalagosa, es una de esas elaboraciones que despliegan esa personalidad natural de la que presumen y que, hasta con una venda en los ojos, sabría identificar.
Sensacional, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario