viernes, 8 de agosto de 2014

Finca Cárdaba Crianza 2009.




fincacardaba.com
No me cansaré de repetirlo. Cuando una bodega realiza un trabajo serio en campo e instalaciones, el resultado afronta la prueba del algodón con garantías suficientes como para dejar el sello de calidad, que se descubre tras los descorches.
Agradezco a los responsables de Finca Cárdaba su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura vitivinícola, dejando como muestra de esa cooperación algunas de las referencias ya comentadas en entradas anteriores, así como la que ocupa el principal protagonismo de este blog en el día de hoy.
Este monovarietal de tempranillo, elaborado con frutos procedentes de vendimia en parcelas que acreditan una composición arcillosa calcárea del suelo, tiene trece meses de maduración en barricas de madera nueva de roble francés y expone en copa parada un color apicotado brillante, con reflejos purpúreos. La nariz afronta un perfil aromático de fruta roja madura con suave punto de sazón, evidenciando en segunda linea de escena algunos apuntes especiados, completados con rasgos balsámicos y lácticos, estos de menor empaque.
Tiene viveza desde el comienzo del arranque en boca, se muestra frutoso y prolongado, con equilibrio y una frescura que describe una acidez en intensidad media alta. Taninos golosos y marcados, con un despliegue de vinosidad en el alcance del paladar, buena y franca persistencia.
La retronasal envía memorias de ciruelas rojas, vainillas, nota de regaliz y algunas flores rojas, perfilando en el final un buen descriptor de sapidez.
Jugoso y vivo, un vino que califico en esta añada 2009 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario