domingo, 17 de agosto de 2014

Caves i Vins María Rigol Ordi Brut Nature Reserva 2011.





Mi agradecimiento a María Rigol Ordi por su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura vitivinícola, mediante el envío de varias muestras de sus principales referencias. Recogiendo el testigo de Modest Rigol Tubella, María inició en la primera parte de la década de los ochenta su proyecto personal, avalada por una tradición familiar que se remonta en el tiempo al año 1897. Hoy, junto con su hijo Francesc Manobens Rigol, capitanea la aventura empresarial basada en la elaboración de cava, siempre con mostos de primera prensa, vins flor; buscando lo que ella misma define como esséncia, traducido al propósito nada desdeñable de captar en sus espumosos toda la personalidad de una zona privilegiada para el cultivo de la vid y la elaboración de cava.
El caso que nos ocupa es el brut nature reserva, elaborado con una conjunción varietal de las uvas macabeu, al treinta y seis por ciento; xarel.lo, en un treinta y cuatro porcentual, y parellada, en la cantidad restante. La macabeu procede del litoral en el Bajo Penedés vendimiada en cepa localizadas a una altitud de doscientos metros, la xarel.lo es hija de viñas situadas en la depresión del Penedés, en una altura de entre doscientos ochenta y trescientos cincuenta metros, y la parelllada proviene de fincas del prelitoral, a partir de cuatrocientos cincuenta metros de altitud.
Acredita una crianza mínima de veinticuatro meses, y su fecha de degollado aparece impreso en la etiqueta, detalle este que siempre es de agradecer por parte del consumidor y que por desgracia, no siempre aparece a la vista. En este caso la fecha es el cinco de febrero del año 2014.
Buena estampa cromática en copa parada, mostrando un color amarillo pálido con algunos reflejos dorados y otros verdosos, rosario regular de finas burbujas. Nariz que envía memoría de fruta blanca de hueso, con segunda lectura floral y alguna seña suave de bollería. Aromática fundada en la frescura. Tiene durante su arranque en boca algunos minutos de golosa fruta, con la traza de acidez bien definida e integrada, agradable en el paso, con alguna seña de untuosidad, siempre dominando los tonos frutales. Buena prolongación, dejando a través de la vía retronasal recuerdos de ciruelas claudia, melocotón, flores blancas y amarillas y un epílogo en donde hay evocaciones de pastelería.
Es un cava sabroso, equilibrado; que califico como muy recomendable.
Ha compartido protagonismo, tras su cata y durante su satisfactoria degustación, con una tarta brazo gitano, diseñada en formato rectangular; de la Pastelería Panificadora San Felices, de Haro.
¿Que quieren?, las imágenes a veces hablan solas.
Catapulta que apunta hacia la gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario