martes, 8 de julio de 2014

Vinos y Pinchos : Tosta de variación de escalivada con gratín de Queso de Villalón y Mas du Novi Lou Rosat 2013.







Saben de sobra mis lectores habituales que acostumbro a adornar las entradas con el referente de vinos y pinchos, con el fleco bares qué lugares, y si en esta ocasión no lo hago, se debe a que el aliciente gastronómico que acompaña al vino rosat francés que me dispongo a comentar, se debe a uno de esas ensoñaciones que nos asaltan cuando las musas deciden lanzarnos su dardo creativo.
Estaba yo rebozando unas láminas de medio grosor de calabacín y berenjena con el objetivo de homenajear la esencia vegana que todos llevamos dentro, ó eso dicen ahora al menos los críticos más chic del circuio gastronómico nacional; cuando contemplando un redondo a la par que orondo pan de hogaza del horno San Miguel de Cuzcurrita, comencé a imaginar. Y de esa nube saqué el pincho que iba a acompañar al vino rosado francés.
Sarten con aceite de oliva, ajo cortado fino, laminas finas de berenjena, calabacín, puerro y pimiento rojo, socorrida variación de la escalivada catalana tradicional; y a fuego lento que vaya dorando.
Tras un tiempo aproximado de entre quince y veinte minutos, rebanada de hogaza y colocación estratégica del preparado, con unas láminas del queso de Villalón, también nombrado queso de pata de mulo, sugerido para gloria nuestra desde las queserías vallisoletanas de Campos.
Ocho a diez minutos de golpe de horno, y les aseguro; el resultado, espectacular.
El Lou Rosat 2013 de la bodega francesa Mas du Novi, es un vino elaborado con un ochenta y cinco por ciento de cinsault, un doce por ciento de carignan y un tres porcentual de garnacha.
Prensado a la llegada del fruto a bodega, con fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable y tres meses de permanencia en estos, antes de su embotellado.
En copa parada exhibe un color rosa asalmonado, con suaves reflejos violáceos no demasiado marcados. La nariz esgrime un magnífico cesto de frutas, recibiendo evocaciones de melocotón de viña. fresas de mata, matiz frugal de piña, cerezas y grosellas, abundando en matices florales y un suave punto balsámico que redondea el perfume.
Tiene frescura desde el arranque, con buena punta de dulzor frutal, sabroso y con buen nivel de sapidez, rotundo en el alcance, desengrasante con el paladar.
Largura, no cae, mantiene la viveza hasta el final. Me encantan los rosados de cinsault, casi tanto como los de garnacha. La retronasal se muestra intensa, con los sabrosos escorzos de frutos rojos, y con la nombrada esencia de melocotón y piña refulgente.
Buenos matices frutales que se dejan acompasar por un sutil tono floral.
Menor expresión balsámica que en la vía olfativa.
Lo califico en esta añada 2013 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Buena armonía, con la huerta, el horno, el queso y el vino bien representados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario