domingo, 20 de julio de 2014

Vinos La Zorra Cabras Pintás Añada 2012.




Mi agradecimiento a Olga Martín López y a todo el equipo profesional y humano de Vinos La Zorra por su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura vitivinícola, mediante el envío de algunas muestras de sus principales referencias.
Esta Cabras Pintás en edición de añada 2012 es la segunda de ellas que me dispongo a comentar en el blog, tras su pertinente cata y análisis personal.
Acogido a la denominación de origen Sierra de Salamanca, y homenaje referente al abrigo neolítico más destacado del Valle de Batuecas, en la Sierra de Francia; se trata de un vino tinto afianzado en una conjunción varietal de rufete, tempranillo y garnacha, siendo la primera de las frutas mencionadas mayoritaria, con un sesenta y tres por ciento.
Fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, con utilización de levaduras autóctonas, posterior maloláctica en barrica, trasiegos y clarificación con clara de huevo, sin filtrados ni estabilizados.
En copa parada exhibe un color rojo apicotado con reflejos violáceos, dejando en nariz evocaciones de fruta roja no muy madura, sensaciones de hierbas silvestres y puntos vegetales, flores y matorral, apuntando en última instancia un recuerdo no muy prolongado que se me antoja mineral.
La boca es fluída, ligera, con buen tono de concentración frutosa, avanza con amabilidad, con un perfil que despliega en el paladar sensaciones de monte, bosque y piedra húmeda.
Media sensación de persistencia, con una acidez no demasiado marcada, y una retronasal que abunda en memoranzas de frutas rojas silvestres, guiño de naturaleza, hay huellas de endrinas, grosellas y frambuesas, un punto licoroso, con recreo final de roca, terrosidad y buena sapidez.
Prolongado y sabroso.
Lo califico en esta añada 2012 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario