domingo, 20 de julio de 2014

Gastronomía : Cerezas Marca Garantía Valle de Las Caderechas.







Mi sincero agradecimiento a los responsables de esta explotación frutícola por su desinteresado envío de esta bonita selección de cerezas, acogidas a la apelación Marca de Garantía, concedida por el Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León.
El burgalés Valle de Las Caderechas se encuentra localizado en la zona noroccidental de la Bureba, donde los autrigones poblaron las tierras y García Sánchez III de Navarra extendió su reinado, el de Pamplona.
Al parecer el término Caderecha procede de una progresión fonética de cataracta, salto de agua.
Y es en la fertilidad de una zona geográfica y agraria como la presente, en donde estas cerezas de la varietal Lapins, florecen para concedernos unos refrescantes, hidratantes y estimulantes instantes de dulce placer gastronómico.
La personalidad saludable de esta fruta, fuente de vitaminas A, B y C, además de favorecer el aporte al organismo de buenas dosis de hierro, calcio, potasio, sodio y magnesio;  le confiere un carácter atractivo, lo mismo gusta a pequeños que a mayores.
La varietal Lapins nace de un cruce entre las Van y las Stella, se trata de una cereza que acredita una explosión de dulzor e hidratación, jugosas, con una intensidad que se despliega de más a menos, tal vez no sea precisamente la varietal que prolonga más su sabor; y una estética oscura y por ello de menor potencial ácido.
Muy amable en la degustación, es de esas cerezas que puedes comer hasta que no quede una, no resulta pesada, y tiene una buena sensación digestiva.
Desde luego es un grato descubrimiento, de una apelación frutal que confío irá ganando adeptos, gracias a un trabajo cuidado y lleno de mimo, el que los agricultores y cosechadores de esta zona de la geografía burgalesa y castellana llevan a cabo en beneficio de uno de esos frutos, protagonistas del verano y eternos en cuanto a expresividad y memoranzas personales.
La mejor idea, probarlas. A mi me han gustado mucho. Ustedes, ya me dirán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario