miércoles, 23 de julio de 2014

Gastronomía : Ca d´Antema Foie Gras de timonets y Foie Gras de Nous.






http://www.labotigadelpallars.com/pates/foie-gras-de-nous-125-gr-ca-d-antema.html
http://www.labotigadelpallars.com/pates/foie-gras-de-timonets-125-gr-ca-d-antema.html

Si ayer escribía sobre el suculento xolis de Ca d´Antema, enviado de modo desinteresado por Miquel Mauri de La Botiga del Pallars; en la entrada de hoy le toca el gozoso turno a esta pareja de foie gras, sustanciosos, con la presencia de sabor y textura ideal, digno aplauso al cerdo, ese animal no siempre valorado en su justa medida, y que gracias a su tradicional sacrificio, tantos instantes de placer gastronómico es capaz de aportarnos.
El primero, en tono oscuro de color, con las nueces como protagonistas de excepción, carne de cerdo junto al higado del animal, huevo y fécula, sal y pimienta. Una equilibrada elaboración que sí manifiesta ese tono de fruto seco de la nuez, expresivo y sabroso, extendido sobre un trozo de pan del Horno San Miguel de Cuzcurrita, esa localidad de la Rioja Alta, en donde la panadería aún sigue manteniendo los niveles de leyenda harinera que en otros tiempos resultaban menos llamativos, sin duda por ser habituales.
Bocado de lujo, creanme; completando en su deslizamiento por la boca, una sugerente explosión de sabor, con el magro del puerco amplificado y decorado por ese suave punto, ya referido; que traslada la nuez.
Como el de nueces, cato luego, y del mismo modo; el de timonets, labiada hierba aromática, que sin embargo, y en este caso, no se nota del mismo modo que las nous de su foie gras hermano.
En esta elaboración, es el cerdo quien cobra mayor cotas de protagonismo, con un punto más magro que el elaborado con los frutos del juglans regia, más influencia gustativa del huevo, con un apunte más suave en el deslizado por boca y paladar. No se aprecia el tomillo, aunque el foie gras resulta espléndido.
Tiene una condición apetitosa, más pantagruélica que la del foie gras de nous, aunque este haya sido para mi gusto el ganador en una presunta batalla comparativa.
Pero como las comparaciones siempre resultan odiosas, recomiendo a mis lectores habituales que hagan como yo, y acudiendo por estas vías maravillosas que la técnica internauta pone a nuestro alcance, sigan el camino del link que conduce a La Botiga del Pallars, y que se encuentra en el encabezado de esta entrada, y cometan el delicioso acto de llevarse para casa unos botes.
Sin duda, un xolis del Pirineo de Lleida, como el del día pasado; y unos foie gras de imperiosa y artesanal condición como los presentes, pueden hacer de una cena estival un inolvidable momento a compartir con familia y amigos.
Ya me dirán...


No hay comentarios:

Publicar un comentario