sábado, 5 de julio de 2014

Gastronomía : AOVE Verdeña Molino de Olivas de Bolea.



Tras dedicar hace pocos días una entrada de este blog al AOVE monovarietal de arbequina de la almazara aragonesa Molino de Olivas de Bolea, traigo hoy a colación esta segunda muestra, de cuantas me han sido remitidas de modo desinteresado por los responsables de este elaborador localizado en la provincia de Huesca.
Se trata de un aceite de oliva virgen extra elaborado con frutos de la varietal verdeña, una de las más acreditadas en la zona geográfica del Somontano, que a pesar de ser en el presente la más importante de este punto geográfico aragonés, en el pasado y antes de la presencia de injerto y arbequina, tuvo aún mayor presencia.
Hay que tener en cuenta que en nuestros días, existen olivares de verdeña en la provincia de Huesca que acreditan una antiguedad superior a los cien años. Su rendimiento en almazara es muy alto y tiene una destacada resistencia al frío.
En vaso de cata presenta un color verde amarillento con buen brillo y sensación estética de buena concentración. La nariz impone recuerdos muy frutosos, con matices secundarios de mata de tomate, alcachofa y algunos puntos balsámicos de menor intensidad.
Finaliza con un perímetro aromático que expresa hierba verde.
Boca que despunta por un buen tono de amargor, que sobrepasa las sensaciones dulzonas y que se estira hasta detallar en el final un guiño suavemente picante, que realza su expresión. Buena nota en frescor, con las sensaciones untuosas genuínas en el avance.
La retronasal clama en favor de frutos secos, con guía tomatera y un suave punto mentolado y de resinas. En el epílogo hay una evocación herbácea bien delineada.
Es un aceite sabroso, que plantea, respecto a las arbequinas; un perfil marcadamente herbáceo.
Lo califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario