miércoles, 23 de julio de 2014

Gastronomía : Andeléa Estate Extra Virgin Olive Oil.





Mi sincero agradecimiento a los responsables de esta almazara griega por su desinteresado envío de esta muestra de su aceite de oliva virgen extra, elaborado de modo monovarietal con frutos de olivo koreiniki, que representan en el país helénico, la mitad de las plantaciones aceituneras.
De maduración precoz, los olivares de esta varietal producen gran cantidad de polen y dan luz a frutos con un alto contenido de ácido oleico.
Andeléa Estate, elaborador basado en ancianos olivos con más de un siglo de antiguedad, presume por propio derecho de mimo en la elaboración, con vendimia manual, en una zona, Kalamata; en donde la naturaleza presenta casi un estética jardinera, periferia del Peloponeso; lugar en donde el aceite y los fructíferos olivos son casi religión, más que simple historia agrícola y económica.
Almazara con raíces familiares, estamos delante de un aceite de oliva virgen extra, generoso en cuanto a su aporte de tocopherol, vitamina E; que en vaso de cata aporta un brillante color amarillo dorado con reflejos verdosos, enviando en su aproximación nasal recuerdos de frutos secos, mata tomatera y espárragos trigueros, finalizando con aromas florales, menos vegetal en cuanto a hierba verde, y más reivindicador de esencias silvestres.
Es amable y untuoso, delicado en su avance, con un nudo de acidez y picor que se abre en el paladar hasta desplegar buena racha frutosa. Tiene un buen matiz de sedosidad, acaricia la boca, la cubre con mucha expresividad, y en su fase final retronasal abunda en tonos silvestres, florales y frutales, con un epílogo delicado que desarrolla memoranzas de sapidez.
Fino, galante y en resumen, un gran aceite de oliva, de una variedad que nunca había catado con anterioridad, y que gracias a los responsables de este elaborador griego, he podido disfrutar.
Lo califico como más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario