miércoles, 9 de julio de 2014

Gastronomía : Almendra Ecológica Rioja y Cerveza La Calavera Anomia.







Mi agradecimiento cordial a estos dos elaboradores por su desinteresada contribución con este espacio divulgador de la cultura gastronómica, en este caso además cervecera.
He armonizado una english pale ale, elaborada por la Microcervecería del Ripollés mediante un proceso de fermentación alta, con utilización de lúpulos Flugget, Bobek y Willamatte y maltas Pale, Cristal y de Blat, incluyendo un dry-hopping con el último lúpulo de los mencionados.
Se entiende por dry hopping, la técnica consistente en añadir el lúpulo seco a la cerveza mientras esta se encuentra en pleno proceso de maduración. Se lleva a cabo al finalizar la fermentación y los efectos deseados consisten en lograr una aromática más intensa.
Buen cuerpo, buena presencia de espuma, con densidad y buenos matices aromáticos tostados, señas de frutos secos y alguna esencia que me ha recordado al caramelo, con guiños balsámicos que redondean el conjunto. No tiene matices herbáceos, pero sí una muy ligera evocación de perfume boscoso, como otoñal, hojas secas.
La boca afirma un buen tono frutoso, nueces y almendras tostadas, con moderada carbonatación, y un fino y suave hilo de amargor amable e integrado. Tiene frescura que compensa la balanza en su paseo por boca y paladar, con un prolongado final en donde vuelven a destacarse sensaciones frutosas, tostadas y balsámicas, estas muy ligeras.
Rotunda y equilibrada, la califico como muy recomendable.
Respecto a las almendras ecológicas de Rioja, enviadas por La Plaza-El Mercado de los Productores se trata de un producto agrario que una mujer riojana, Belén Soldevilla; recolecta para disfrute de quienes tenemos a este fruto en un altar. Me considero desde temprana edad, un defensor de nueces, almendras y avellanas, que en tierras de Rioja, tienen una frecuente presencia.
Belén Soldevilla capitanea una explotación agraria familiar en el municipio de Quel, Rioja Baja; y son las almendras marcona, largueta y común, tres de las niñas de sus ojos.
Junto a su marido, defienden además la presencia en el cultivo de nueces franquette, siempre manteniendo unos niveles razonables de producción en aras de la calidad, y de una agricultura ecológica.
Es una almendra, esta que refiero en mi entrada de hoy en el blog; de la variedad marcona, con un alto componente nutricional, con un buen sello de dulzor y grano redondeado que además aporta al organismo vitaminas, minerales, lípidos, fibra, proteínas, fitoesteroles y arginina.
Forma parte de la famosa pirámide alimentaria de la dieta mediterránea y ello la hace un tesoro de nuestra cultura culinaria.
Cerveza y frutos secos, una armonía plena, que logra que te dejes llevar por la senda del capricho, sin salir de los cauces saludables, tan recomendables.
Un placer ayudar a divulgar referencias de este tipo, surgidas del esfuerzo y el trabajo sin descanso de pequeños elaboradores, a los cuáles, se lo aseguro; habría que hacer de cuando en cuando, un sincero homenaje por su obsesión en primar la calidad más allá de las producciones industriales desequilibradas, tendentes sólo a la venta por la venta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario