sábado, 19 de julio de 2014

Fattoria Casabianca Vermentino 2013.



Hace pocos días publiqué en este blog una entrada correspondiente al rosato de esta bodega toscana, a la que vuelvo a agradecer su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola. En esta oportunidad, y tras su oportuna cata; procedo a comentar mis impresiones sobre este vino blanco, monovarietal de vermentino, que en edición de añada 2013, se ha elaborado con frutos de esa uva, cultivada en colinas en la comuna de Orbetello, municipio de la provincia toscana de Grosseto, en una altitud a nivel de mar.
La vermentino, llamada rolle en Francia y que en España puede localizarse en algunas parcelas de Almería y Granada, se vinifica en el caso que nos ocupa usando el método tradicional de fermentado alcohólico en depósitos de acero inoxidable con control de temperatura, previo prensado ligero.
En copa parada dibuja un color amarillo pajizo suave con algunos reflejos acerados y suavemente verdosos, manteniendo en nariz algunas notas de fruta cítrica dominante, que dejan paso a florales y mitigados recuerdos balsámicos.
La boca ofrece frescura desde el arranque, tiene una seña de dulzor frutal más apagada, el vino avanza con amabilidad, sin ninguna huella brusca, aunque ya hacia el final parece desaparecer, sin mantener la viveza hasta el final. En cualquier caso creo que es un vino trazado con correctas maneras, que aporta nervio procedente de la fruta madre, y que tiene una buena expresión varietal.
La retronasal habla de limón, flores blancas y una suave brisa de hierba verde que comulga con algún atisbo de resinas, este testigo expresivo mucho menos marcado que los dos primeros.
Lo califico en esta añada 2013 entre aprobado y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario