jueves, 3 de julio de 2014

Celler Joan de la Casa Nimi Moscatell 2012.




Mi agradecimiento sincero a los responsables de este dominio vitivinícola de la provincia de Alicante, por su desinteresada contribución con este espacio de divulgación de esta fascinante cultura del vino, mediante el envío de varias muestras de sus referencias.
En concreto y en lo que respecta a este monovarietal blanco seco de la uva moscatel, hablamos de un vino con alma licorosa, profundo en su extensión, con matices de buena complejidad, apareciendo en copa parada con un color que presenta cierta evolución, amarillo dorado brillante, reflejos incluso de oro viejo, con una nariz en donde hay presencia aromática de manzana golden, cítricos, frutos secos, con un guiño balsámico, que apunta hacia un perfume silvestre.
El color se corresponde con la apreciación aromática, que habla de sensaciones otoñales, la fruta presentado matices licorosos y de madurez.
La boca es distante en la entrada, no termina de abrazar nuestra recepción hasta llegado el vino al paladar, conjunción de acidez y golosa fruta, aunque el grado alcohólico en algunos momentos se muestra un tanto punzante.
Tiene una textura medio untuosa, con las señales de la retronasal que se encauzan por apuntes cítricos, de fruta blanca, pero con una indudable personalidad otoñal, igual que en la fase olfativa, mostrando resinas y hierbas aromáticas, carácter silvestre.
La pugna entre fruta y recuerdos balsámicos se inclina en la retronasal más hacia la segunda credencial expresiva.
Lo califico en esta añada 2012 como recomendable. Tiene un punto de vino desconcertante, aunque en el fondo resulte ¿puedo decirlo? bastante original, al menos desde el punto de vista de un catador. Eso sí, le pediría un mayor equilibrio en cuanto a sus sensaciones de grado alcohólico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario