viernes, 4 de julio de 2014

Bares qué lugares...Vinos y Pinchos : Doña Blanca Laguardia.



Un vino joven de Rioja y un pincho de morcilla con pimientos verdes, no es mucho pedir y sin embargo en este nuevo establecimiento hostelero de la localidad alavesa de Laguardia, un recién llegado esculpido en torno a lo que fue uno de esos centros históricos de los hacedores de vino de Rioja Alavesa; la armonía, tan de la tierra; faculta el relajante instante de gloria que apacigua durante una jornada de plena actividad profesional.
La morcilla sabrosa, bien escoltada por unos carnosos pimientos verdes, que junto a un buen trozo de pan de pueblo, forman uno de esos conjuntos con nobleza culinaria, que compiten en gallardía y matices rurales con los rotundos cercanos majuelos y con la escultural y legendaria monumental población en donde se localiza Doña Blanca, un establecimiento atendido con amabilidad y buen criterio, que recomiendo a mis lectores habituales del blog.
El Javier San Pedro Rández en edición de añada 2013 bendice a la tempranillo, con la fruta despalillada al llegar a bodega, tras la pertinente vendimia. Nariz que acredita fruta roja madura con leves escenas florales y algunas memoranzas balsámicas, que fomentan recuerdos de regaliz.
La boca es jugosa y con un destacado punto de golosa intensidad, con la frescura bien armada a través de una buena traza de acidez, que se despliega con prolongación. Es un vino que en su recorrido, da un giro en el paladar, cubriéndolo con la marca de la fruta, buena persistencia.
La retronasal envía recuerdos de cerezas y fresas de mata, algunos leves puntos de evocación de rosas rojas, y un fondo en donde la nota balsámica se muestra imperante y sugerente.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario