martes, 1 de julio de 2014

Avelino Vegas Circe Blanco 2013.




Con la seña mitológica de la hechicera diosa de la Isla de Eea, mediterránea fantasía surgida de la Odisea, poema épico del legendario aedo griego; me llega de modo desinteresado, esta muestra de vino blanco en edición de añada 2013, enviada por los responsables de esta bodega segoviana, hecho que aprovecho para agradecer.
El Circe Blanco es un vino elaborado de modo monovarietal con base en la uva verdejo, frutos vendimiados en viñas viejas localizadas en parcelas de los municipios de Moraleja, Aldeanueva, Santiuste y Codorniz, todos ellos pertenecientes a la provincia de Segovia.
Tras la cosecha manual, se procede con una maceración en frío, y una fermentación alcohólica con reposo sobre propias lías, declarando en copa parada un color amarillo pálido y brillante, con unas impresiones en nariz que envían recuerdos frescos de fruta blanca, cítricos y notas florales en segunda línea. Buen perfume, galante y bien armado.
La boca es fresca, con la fruta expresando en el avance, arranque poblado de detalles golosos, acidez prolongada que matiza crepitantes sensaciones, guiño carbónico moderado, envolvente y untuoso, con longitud expresiva. Manda apuntes de lozanía, dejando en su traza retronasal incisivas evocaciones de albaricoque, limón y manzana, notas de flor de naranjo y jazmín, breves huellas balsámicas muy de segunda zona de escena, dejando para el final un punto de salinidad que redondea el conjunto.
Un vino que comienza con perfil comercial y finaliza un escalón más arriba.
Me ha gustado.
Lo califico en esta añada 2013 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Imagino a la Circe del pintor plenairista inglés John Waterhouse, ofreciendo su copa a Odiseo, y...¿qué quieren ustedes?, me siento un poco como el legendario héroe heleno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario