miércoles, 18 de junio de 2014

Ser de Vinos : Vinos en Voz Baja y Embutidos Martínez Somalo.









Una nueva edición del programa radiofónico Ser de Vinos, de nuevo moderado por Joseba Martín; que contó con la asistencia de los colaboradores habituales Jose Uriszar, Natalia Olarte y del que escribe las lineas de este blog.
Carlos Mazo y su proyecto vitivinícola de Rioja Baja, Vinos en Voz Baja; un planteamiento en el que el joven enólogo y biólogo medioambiental busca a través de la naturalidad en la elaboración, la mano humana y el viñedo en plena camaradería; recuperar y enarbolar el estandarte de la garnacha y de otras varietales de la Rioja Oriental, que fueron olvidadas y hasta cierto punto privadas de su auténtica personalidad. De ahí que el concepto mediterráneo de garnacha y por ende, de vino, tuviera a priori un especial protagonismo.
Frutos de garnacha vendimiados a manos en fincas propias y con algunos aportes de agricultores de la zona, muchas de ellas cepas con probada antiguedad, de esas que plantaron nuestros abuelos, con mucha vegetación alrededor, desde las carrascas de Monte Yerga hasta los olivos que abundan en esa zona de la milenaria Rioja.
Suelos arcillosos y férricos con presencia en muchos casos de aluvión, siempre con la influencia del Ebro, que da cobertura a los cultivos.
Carta de presentación de donde surge el Costumbres tinto de garnacha en edición de añada 2012, que pudimos disfrutar y catar, siempre y como viene siendo habitual, bajo la dirección del artista Jose Uriszar. Fermentación en barricas destapadas, con pigeages varias veces al día, prensado al de dos semanas, con traslado del vino a barricas cerradas. Un método elaborador que respeta al fruto, hasta lograr un vino lo más natural posible.
Señas purpúreas en el centro de la imagen desplegada en copa parada, con algunos reflejos cromáticos violáceos. Bella estampa, muy estética y brillante.
La nariz expresa reflejos de frutos rojos maduros, nota cítrica que Uriszar identificó con limoncello, pero que personalmente y sin salir de los cítricos me recordó más a piel de naranja, fina e intensa, con notas florales no muy marcadas, siempre identificables con colores rojos y violeta, algunas señas balsámicas de menor índole, dejando ya para el final un punto sugerente que me ha parecido silvestre, muy en clave naturaleza.
La fruta golosa domina el perfume y se despliega aún con mayor intensidad en boca, con un arranque jugoso, marcando un buen concepto de pulpa, con suavidad, deslizándose con notable elegancia, finura, la acidez de media alta seña, punto alcohólico perfectamente integrado.
Una garnacha sabrosa que mima el paladar, que pide una copa más, y que presenta una persistencia de franqueza varietal. Retronasal que avanza en los recuerdos a fresas de mata, cerezas y frambuesas, guiño de golmajería infantil, con pétalos de rosas y violetas, frescura ante todo, con la seña cítrica más de naranja que de limón, aportando un final que engalana los sentidos de matices silvestres y balsámicos, estos en menor medida que el resto de descriptores.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Una garnacha mediterránea que apuntaba modos atlánticos, pero que con franqueza y a pesar de la división de opiniones entre los presentes, yo sí identifiqué como procedente de esa zona de Rioja en donde esta varietal tiene larga historia.
En cuanto al segundo de los invitados al programa, Embutidos Martínez Somalo; la empresa estuvo representada por Juanjo Martínez, hombre afable que versó sobre la larga historia familiar de esta compañía riojana de embutidos, y sobre el fructífero departamento de I+D que este elaborador de Baños de Río Tobía defiende, logrando mediante un sinfín de catas, armonías y deliberaciones, productos modernos como el que presentó en el programa.
Chorizos elaborados con curry, al vino, finas hierbas, paprika, con un formato de fácil manejo y preparación que logra ahorrarnos tiempo cuando de cenar, almorzar, merendar ó simplemente disfrutar, se trata.
Magnífico el picante bautizado como Inferno, con un punto percutor intenso, que abraza la boca, pero que baja de intensidad con rapidez. Sabroso el que se elabora con vino, con ese punto fascinante que el zumo de uva aporta al embutido.
Buena calidad en unos chorizos, que representan una pequeña parte de la producción de este elaborador, que además cuenta con jamones pimentonados, producto de seña muy riojana; salchichones, lomos, tocinos, y que sin lugar a dudas forman parte de la tradición de esta comunidad autónoma en el sector de la alimentación.
Un gran vino, unos grandes embutidos.
Una jornada inolvidable, con buena gente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario