domingo, 15 de junio de 2014

Páramo de Guzmán Raíz de Guzmán Reserva 2009.



Del cinco de febrero del año en curso data mi crónica en este blog sobre el Páramo de Guzmán Raíz de 2006, una muestra que me fue enviada de modo desinteresado por esta bodega de Roa, para mi cata y análisis personal.
En la última edición de los premios Envero, celebrada en la localidad burgalesa de Aranda de Duero, pude disfrutar de esta otra referencia del mismo dominio, este reserva en edición de añada 2009, galardonado como mejor vino en su categoría.
A mi juicio, el vino de más nivel de todos los premiados.
Monovarietal de la uva tempranillo que acredita una maduración de dieciocho meses en barricas de madera de roble francés, exhibiendo en copa parada un color apicotado con reflejos púrpura y grana, con la nariz enviando sensaciones de fruta roja madura, suave en cuanto a credenciales especiadas y tostadas, deslizando una fragancia, que en el final, regala amplias señas de hinojo y balsámicos. Hay un guiño láctico y cremoso, aunque no demasiado marcado.
La boca supera a una nariz más que correcta, con una estupenda entrada en boca, fina y golosa, en donde la fruta muestra unas credenciales de calidad, con la traza de acidez bien desplegada, con viveza y agradable frescura, con los taninos golmajeros y pulidos, incidiendo en el paladar en una más que sugestiva ducha de fruta. Franca seña de persistencia, con la retronasal que envía recuerdos llenos de esencias de frutos y frutas rojas, apéndice láctico breve, con ese punto de hinojo ya mencionado en mis descriptores de perfume, y con un largo final que emociona a través de un compendio balsámico y sápido.
Un gran vino, firme y elegante, en una añada que califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario