martes, 3 de junio de 2014

Celler Piñol Finca Morenillo 2010.


Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega catalana acogida a la denominación Terra Alta, por su desinteresado envío de muestras, siendo esta correspondiente a un monovarietal de la uva morenillo, cepa vigorosa de porte recto y airoso, sus uvas tardan en madurar, con un contenido en azúcares medio y frutos gruesos y de color oscuro aunque no intenso en exceso-tal y como recojo de un artículo de mi buen amigo Jordi Melendo, publicado hace ya algunos años en El Mundo Vino.com.
Vino que acredita quince meses de maduración en barricas de madera nueva de roble francés, con una antiguedad centenaria del viñedo madre, asentado sobre suelos de composición arcillo calcáreo y en una altitud de cuatrocientos cincuenta metros.
Magnífica estampa en copa parada, con buen brillo y color apicotado oscuro, con reflejos purpúreos. Nariz con una soberbia traza aromática, desvelando recuerdos de fruta roja y negra madura, guiño sazonado, en segunda instancia tiene apuntes de regaliz, vainilla y cacao, apuntalando en el final de la fragancia algunas sensaciones tostadas y de ebanistería.
La boca es profunda, con una entrada que puebla los sentidos de frutosidad, equilibrio entre fruta y madera, con volumen y unos taninos marcados y golosos, diría que aún en clave fundente. El paladar recibe una buena racha de ducha de fruta.
Orgulloso y con seña de buena extracción, imperante en la persistencia, con la retronasal enviando recuerdos de frambuesas y cerezas, algunos arándanos, vainilla, y una huella silvestre muy ligera, balsámicos y algunos lácticos menos intensos, dejando para el epílogo notas de madera y cacao cremoso.
Magnífica añada para un vino pleno, que califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario