viernes, 20 de junio de 2014

Bodegas y Viñedos Tábula Clave de Tábula 2010.





Otra referencia enviada de modo desinteresado por esta bodega vallisoletana, al objeto de mi cata y análisis personal. En esta oportunidad, el Clave de Tábula en edición de añada 2010, un monovarietal de tempranillo, frutos procedentes de un viñedo, el localizado en la finca apodada La Morejona, cuya fecha de plantación data del año 1959, situada a una altitud de ochocientos cincuenta metros.
Viñas asentadas en suelos de composición arenosa y calcárea, en donde se vendimia el fruto de modo manual, con posterior mesa de selección, despalillado y maceración anterior al fermentado, prolongándose esta durante un periodo de seis días.
La alcohólica se lleva a buen término en tinas de madera francesa y la maloláctica en barricas de madera de roble francés.
Maduración en barricas de madera de roble francés, durante un tiempo de doce a catorce meses, añadiendo un plus de tres a seis meses en fudres de roble francés de quince hectolitros.
Un vinazo, concentrado y periférico, sustancioso y prolongado, emocionante y lleno de fruta y equilibrio, que apunta en copa parada un color apicotado intenso, con reflejos violeta, apostando en nariz por evocaciones plenas de fruta roja madura y ligeramente sazonada, destacando en segunda instancia con aires especiados muy elegantes, notas florales muy aromáticas y un fondo que expresa mineralidad por los cuatro costados.
La boca es fresca, con nervio, marcando la seña de fruta en toda su extensión, elegante en cuanto a acidez y prolongación, taninos marcados y golosos, magnífica seña de persistencia, tiene volumen y buen balance, siempre la fruta marcando el paso.
Retronasal emocionante, densa, con sensaciones de cerezas y frambuesas, nota láctica no demasiado marcada pero presente, enviando un punto balsámico y otro de pétalos de flores rojas y violetas, y emocionando en el epílogo con un prolongado tono de mineralidad, que envía evocaciones de tierra mojada, sapidez y salinidad, muy en clave vino de terroir.
Un vino que me ha entusiasmado y que recomiendo para saber a qué narices nos referimos los catadores cuando hablamos de mineralidad. Que se fastidien los incrédulos, el Clave de Tábula es frutoso y muy mineral.
Lo califico en esta añada 2010 como más que muy recomendable. Fantástico.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias como siempre por tenerme al tanto con las novedades. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, gracias Leonorcita por tu amable comentario.

    ResponderEliminar