miércoles, 11 de junio de 2014

Bodegas Arabarte Crianza 2010.


Catado durante una visita de trabajo a Santo Domingo de la Calzada.
Con un noventa por ciento de tempranillo, y el diez por ciento restante para una fusión de graciano y mazuelo, acredita una maduración de doce meses en barricas de madera de roble francés y americano, con un tiempo adicional de otros doce meses de afinado en botella antes de su salida al mercado.
Aunque catado y degustado en un bar, la botella fue descorchada en mi presencia.
Color apicotado de buena intensidad con reflejos purpúreos, la nariz refleja cierta simpleza, con aromas de fruta roja madura, con un punto especiado muy fino y un perímetro aromático que me trae puntos de ebanistería.
La boca tiene potencia, es pulposa, con un avance en donde la acidez demuestra frescura, dejando en su alcance del paladar un punto cálido. Persistencia de seña media, con los taninos marcados y rugosos. La retronasal habla de ciruelas rojas y fresa de mata, con un tono láctico menor y ciertas sensaciones de vainilla.
No es un vino con exceso de expresión, tiene un claro perfil comercial.
Puede que en lo que a la botella catada se refiere precise de un peldaño más de afinamiento.
Lo califico en esta añada 2010 entre aprobado y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario