viernes, 2 de mayo de 2014

Vino y Gastronomía : Armonía Bodegas Lalauss Pepa A Loba Albariño 2012 y Conservas Emperatriz Tomate seco en aceite y Ventresca de Bonito.










Mi sincero agradecimiento a estas dos empresas de alimentación españolas, con Galicia y Rioja por bandera; por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura gastronómica y vitivinícola, mediante el envio de varias muestras de sus más destacadas referencias.
El vino blanco Pepa A Loba en edición de añada 2012 es un monovarietal de albariño, que Bodegas Lalauss, con Aranzazu Fernández Otero al frente; elabora, rindiendo homenaje a su abuelo, Miguel Fernández; el cuál ya hacía vinos de consumo propio, cuando en aquellos tiempos pretéritos, el vino era únicamente y en la mayor parte de los casos un alimento más para quienes hacían de las labores de campo un símbolo de vida, y de autosuficiencia.
Pero Pepa A Loba no es sólo un homenaje familiar, es también un canto a las tradiciones de la Galicia rural, ya que su nombre procede de una mujer que durante parte del siglo XIX dedicó su rebelde existencia al bandolerismo, cruzándose por los caminos con ricos y terratenientes, robando sin piedad a quienes ella consideraba insolidarios con los necesitados. Un robinhoodismo femenino a la gallega que da imagen a un vino franco, crepitante, desenfadado y en el que la frescura frutal siembra una buena dosis de personalidad.
En copa parada muestra un bonito tono amarillo dorado, con la nariz que asoma notas de fruta cítrica, flores blancas y amarillas, hierba verde recién cortada, con apertura de mayor complejidad frutal, a medida que pasan los segundos y se agita la copa, manzana verde, ciruelas claudia y un punto que mezcla débiles notas de fruto de membrillo con balsámicos finales. Frutal, floral, balsámico y herbáceo. La boca es sabrosa, desliza notas de sapidez, untuoso en el avance, la fruta bien exhibida, buenos tonos de acidez y frescura, envolvente y también crepitante. Tiene nervio y la fruta siempre se muestra dominante, con la retronasal que incide en sensaciones cítricas, incorporo pomelo; con fruta blanca, flores amarillas, resinas y esa suave evocación de membrillo, no demasiado dulzón; más bien procedente del fruto que del dulce.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Para engrandecer aún más si cabe la presencia escénica sobre la mesa de catas de este gran vino del Salnés gallego, y atendiendo a la amable colaboración de Conservas Emperatriz, empresa localizada en el municipio riojano de Autol; he dispuesto la elaboración de una tapa elaborada en clave de ensalada, ajustando de un modo protagonista, dos de sus productos, el tomate seco en aceite y la ventresca de bonito.
Para ello y contando con la buena mano del Horno San Miguel de Cuzcurrita, mi pan predilecto en cuanto a Rioja se refiere; he tostado dos rebanadas, asentando en su base una cama de salsa mahonesa y cogollos, una cama más que digna; para participar el pincho a continuación con varias láminas de la ventresca de bonito en aceite de oliva, y una apreciable dosis de su tomate seco en aceite y especias, sabroso el punto de orégano; cortado en tiras.
Perfecto aporte nutricional y saludable : potasio, fósforo, magnesio, sales minerales, proteínas y vitaminas de varios grupos, uno de esos pinchos que añaden a su indudable valor culinario, una elevada dosis de matices, en donde la salud cobra especial protagonismo.
Tanto la ventresca como los tomates secos de Conservas Emperatriz, tiene el sello inconfundible de una empresa conservera que lleva con su labor imparable desde la década de los años sesenta, avalada por una buena colección de referencias y por una continua renovación tecnológica, así como de inversión en I+D.
La armonía del Pepa A Loba 2012 con este pincho tierra mar ha resultado digna de aplauso, se lo puedo garantizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario