viernes, 9 de mayo de 2014

Gastronomía : Cal Saboi AOVE.





calsaboi.com

Mi cordial agradecimiento a la familia Amorós por su desinteresada colaboración con este espacio de cultura gastronómica, mediante el envio de esta muestra de su aceite de oliva virgen extra, elaborado a partir de frutos de la varietal arbequina, procedentes de sus olivos localizados en el municipio de l´Albi, donde las pinturas rupestres de Vall de la Coma compiten en popularidad internacional con la calidad de sus aceites, al punto que durante la primera semana del mes de mayo, se celebra una fiesta dedicada a este producto alimenticio, que en el caso de Cal Saboi, puedo manifestar, tras su pertinente cata; alcanza la virtud necesaria como para ser considerado digno de elogios varios.
No en vano, desde el año 1871, seis generaciones de la familia Amorós se han dedicado a estos nobles menesteres referidos a la elaboración del óleo, y una vez más la tradición que conduce al buen hacer, mediando la experiencia, termina por notarse.
Aridez, altitud de poco más de quinientos metros sobre el nivel del mar, la próxima influencia del Mediterráneo, y las nieblas y las condiciones climatológicas extremas del invierno al verano, dan motivación al cultivo del olivo, y lo convierten en un fruto con una calidad excepcional.
Tras la recogida de la aceituna, antes de que transcurran veinticuatro horas, se procede a la molturación, mediante el sistema de extracción en frío, evitando de ese modo el legendario prensado, con lo que se logra mayor ablución, conservando la calidad del producto.
La beluga de las olivas en todo su esplendor, apareciendo en vaso de cata con un color verde en varias gamas cromáticas, buena intensidad, con algunos reflejos amarillo dorados, desprende en su aproximación a nariz sensaciones sabrosas de fruta, con la cáscara de plátano, muy común en esta varietal; presidiendo, desarrollando despues recuerdos de mata de tomate, manzana y un punto de frutos secos, estos en menor medida de fragancia.
La boca es untuosa, suave y aterciopelada, se mueve con sutileza, aportando buena balanza entre acidez, dulzor frutal y amargor, dejando en el final un punto picante bien delineado y que aporta mayor complejidad y dosis de expresividad al conjunto.
Pleno en esencias, marca en el epílogo parecidas sensaciones que las desplegadas en su aromática, aunque la seña de evocación a frutos secos, se despliega con más intensidad.
Uno de esos óleos que debo aplaudir, y que aporta una estupenda sensación de franqueza varietal.
Lo califico como más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario