viernes, 30 de mayo de 2014

Bodegas Viña Ijalba Múrice Crianza 2010.


Vino catado durante una de mis visitas a Logroño por motivos profesionales.
Bodega familiar con ochenta hectáreas de viñedo en propiedad, localizadas en los alrededores de Logroño y en el municipio de San Vicente de la Sonsierra.
Este Múrice, término que hace referencia al cromático púrpura real, tinte mezcla de las gamas rojo y morado, usado por la antigua cultura fenicia asentada en la localidad de Tiro, y que surgía de una secreción glandular del caracol de mar, que en las costas andaluzas de nuestra España se conoce coloquialmente como cañailla. La púrpura de Tiro tenía un gran valor ya que para lograr sólo un gramo eran precisos nueve mil piezas de estos animales gastrópodos marinos.
Volviendo al presente, este crianza en edición de añada 2010, está elaborado con las varietales tempranillo, graciano y maturana tinta, acreditando una maduración de doce meses en barricas de madera de roble americano y doce meses de afinado en botella, antes de su salida al mercado.
En copa parada muestra un buen tono apicotado con reflejos purpúreos, dejando en nariz evocaciones de fruta roja y negra maduras, lácticos y especiados suaves, junto un tono que me ha recordado de modo ligero al coco.
Esbelto en el perfume, en boca aporta jugosidad, con un paso fluído, media alta sensación de acidez, taninos finos y golosos, media persistencia en su llegada al final, con prolongación y una retronasal que asoma ciruelas rojas y cerezas, vainilla y lácticos, con cierta seña balsámica menos considerable y un punto final que resulta sápido y que prolonga su expresividad.
Vino de trago amable, sin exceso de complejidad, que aporta equilibrio y frescura. Siempre la fruta dominante.
Lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario