domingo, 25 de mayo de 2014

Bodegas Corral Altos de Corral Barrel Fermented 2008.


Recupero de mi agenda, este vino, catado durante mi pasada asistencia a la DWCC, celebrada en el Rioja Forum de Logroño.
Se trata de un monovarietal de tempranillo con una maduración acreditada de doce meses en barricas de madera de roble, que llegó hasta mi en condición de buena plenitud.
Tal vez, y en el comienzo, dé una sensación de abudante madera, con aromas de vainillas y ahumados cremosos, si bien tras agitar la copa, los referentes aromáticos comienzan a abrir el abánico de frutas rojas maduras, incorporando un buen balance al perfume. Tiene un matiz balsámico no muy prolongado.
La boca es sabrosa, con tendencia a la elegancia, desplegando una traza de acidez que derrocha frescura, manteniendo un buen nivel en el avance, textura medio fluída, con buena concentración de fruta, taninos golosos y en clave fundente, nos pide un mayor tiempo de guarda en botella antes de alcanzar su estado óptimo de consumo, que teniendo en cuenta que ya han pasado algunos meses desde que lo caté, ya habrá alcanzado a buen seguro.
Media alta persistencia, con la retronasal más perfilada que lo demostrado en la fase olfativa, ciruelas, cerezas y matiz sazonado, con lácticos y balsámicos cantando a dúo, finalizando con una seña de sapidez y cierta salinidad, aunque estas en marca menor.
Es un vino agradable, que equilibra la balanza entre fruta y madera, y que califico en esta añada 2008 entre recomendable y muy recomendable.
Doce meses de barrica y un escalón más allá del crianza comercial de Rioja, al menos en cuanto a matices de cata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario