jueves, 22 de mayo de 2014

Bares qué lugares...Vinos y Pinchos : La Tavina Logroño.




Un nuevo capítulo de mis visitas a la calle Laurel, y más en concreto al establecimiento La Tavina, uno de esos templos del buen hacer, que no me cansaré de repetir representa un icono en cuanto a ofertas de diferentes vinos y denominaciones, al menos en lo que a la zona norte de España se refiere. No es habitual encontrar locales como este situado en la entrada misma de la célebre calle logroñesa, con una amplia colección de vinos a disposición del cliente, modelos de establecimiento gastronómico que si existieron, por desgracia pasaron a la historia hace tiempo.
Para mi es siempre un placer acercarme hasta esa barra, esa pizarra florida en cuanto a propuestas, y poder elegir este ó aquel vino, por copa.
En esta oportunidad, opté por un pincho de láminas de bacalao, armonizado con un blanco fermentado en barrica de la bodega alavesa Agrícola Labastida, un Tierra en edición de añada 2013.
La ración espléndida, magnífica en emplatado y presentación, con un pil-pil bien trazado, pimientos de escolta, textura apropiada del pescado, contenido, como debe ser; punto salado, suave en boca, y con el laminado que se expresa con firmeza y claridad.
Respecto al vino, conjunción varietal con una base mayoritaria de viura, setenta por ciento; garnacha blanca, al veinte por ciento, siendo la proporción restante para la malvasía.
Selección en la vendimia a píe de parcela, prensado y maceración en depósitos. Fermentación alcohólica en barricas de doscientos veinticinco litros, paritaria proporción de madera nueva y usada, y roble mixto.
Color amarillo pajizo con algunas señas aceradas de poca percepción, nariz que acredita evocaciones aromáticas de fruta cítrica y blanca con hueso, especiados suaves, algún guiño balsámico y floral.
La boca potencia la esencia frutal, deslizando un buen balance de dulzor y acidez, despliega frescura en el recorrido, media intensidad en su alcance del paladar, finura en el recorrido, con cierta sensación de untuosidad. La retronasal es amplia en cuanto a expresividad frutal, ciruelas claudia, manzana, limón y albaricoque, deja en segunda línea tonos de vainilla y cierta cremosidad, flores blancas y amarillas y algún punto anisado, no con demasiado potencial.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.
Será interesante comprobar su progresión en botella.
Bonita armonía, en uno de los establecimientos con más encanto,  de la restauración logroñesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario